FANDOM


Esta página se encuentra actualmente en mantenimiento masivo; lamentamos las molestias.

Yukina Freezis
Yukinaavatar
Información Técnica
Japonés ユキナ=フリージス
Romaji Yukina Furiijisu
Debut La Hija del Mal: Wiegenlied of Green
Vocaloid

Kaai Yuki

Información Biográfica
Género Femenino
Clasificación Humana
Raza Marloneana
Nacimiento 04 de Diciembre de EC 491
Religión Levin (secta Held)
Ocupación Escritora
Afiliación Reino de Elphegort (anteriormente)
Reino de Marlon (anteriormente)
República Lucifeniana
Familia Familia Freezis
"Tengo que escribir el resto de la historia."
―Yukina Freezis

Yukina Freezis era una famosa escritora de Evillious y creadora de los Cuentos de Hadas Freezis. Escribiendo historias desde su juventud, Yukina se convirtió en una popular novelista a una edad temprana. Durante su juventud, ella viajó a través de la región de Evillious para aprender más sobre de los Contenedores del Pecado y de La Hija del Mal. Entre sus obras más populares estaban "La Hija del Mal", representando la verdadera historia que aprendió durante sus viajes.

HistoriaEditar

Vida TempranaEditar

"Si te gusta la vida allí, entonces puedes convertirte en monja. Pero espero que vuelvas a mi casa. Sin vos, Yukina se sentiría solitaria."
―Keel a Clarith[fuente]

Nacida en el Distrito Central de Aceid el 04 de Diciembre de EC 491, Yukina se mudó a la Mansión Freezis en el Distrito Norte con sus padres, Keel y Mikina, cuando era muy joven. Después del nacimiento de su hermano, Shaw, en EC 493, Yukina comenzó a sentirse abandonada por sus padres, ya que centraron su atención en el heredero de la familia. Después de eso, ella mostró amor por la lectura y la escritura, lo que atrajo la atención de su padre. Comprándole bolígrafos de plumas de las aves Rollam, la niña comenzó a escribir sus propias historias o, a veces, le pedía a los sirvientes que lo hacieran en su lugar.

Al crecer, la chica escuchó a su madre tocar el arpa y veía como su padre no pudo convencerla de que se presentara en alguno de sus banquetes mensuales. Cada vez que la niña estaba sola, ella buscaba a su padre y le gustaba recibir su afecto incluso cuando estaba ocupado trabajando. Con el tiempo, Yukina escuchó a su madre contarle su historia de amor con Keel muchas veces, aprendiendo que Mikina se embarazó y había dejado a su noble familia de Marlon para escaparse con su padre a Elphegort y dar a luz a la niña.

Después del nacimiento de su hermana, Aile, en EC 495, Yukina se sentía cada vez más sola, ya que su madre nutría continuamente a la bebé enferma, actuando para captar su atención aún más como resultado. Alrededor de EC 497, su madre le leyó la historia de la Vampiresa Vanika, asustando a la niña. A pesar de saber que era una obra de ficción, la niña de seis años de edad no pudo dormir esa noche. En algún momento, Yukina escuchó rumores entre los sirvientes que Mikina se negó a permitir que nadie cuidara a Aile debido a que una niñera Elphe supuestamente había causado un accidente que terminó quemando la espalda de su hermano, por lo tanto, los prejuicios de Mikina fueron creciendo.

Yukina Freezis 1
En EC 499, para su noveno cumpleaños, Yukina recibió un bloc de notas de su madre y se enamoró de eso. Poco después, la niña comenzó a estar bajo el cuidado de Clarith y creció unida a su capacidad y su aspecto únicos de servir sus necesidades. Cuando su padre regresó de la fiesta de cumpleaños de la Princesa Riliane Lucifen d'Autriche el 28 de Diciembre, Yukina corrió directamente hacia él, muy contenta de escuchar que regresó. Expresando su decepción debido a que él no fue a verla primero, Keel prometió que iba a leerle un cuento para compensarla.

Meses más tarde, Yukina había despertado durante uno de las fiestas de su padre y fue castigada por Clarith por correr en los pasillos. Durante la Caza Verde, Yukina lloraba cuando tuvo que despedirse de Clarith mientras la chica Netsuma la consolaba y le prometió prepararle una tarta de crema cuando volvieran a verse. Al igual que el resto de su familia, Yukina fue encarcelada en el Palacio Real de Lucifenia y fue liberada meses más tarde, alojándose en la mansión de Corpa, en Rolled.

Unos días más tarde, mientras jugaba con su madre, Yukina conoció a Germaine Avadonia y al tuerto York Le Corbusier, ya que habían llegado para reunirse con su padre. Más tarde, Clarith llegó y Yukina inmediatamente se aferró a su pierna entusiasmada. Llevada a otra habitación, ella observó en silencio con su madre mientras Clarith lloraba fuerte y le preguntó si se encontraba bien. En el día de partida de Clarith, Yukina lloró y le dio un libro con todas sus historias que había escrito hasta ese momento.

Vida en MarlonEditar

"Ahora, escribiré sobre La Hija del Mal."
―El propósito de Yukina cuando era una niña[fuente]

Durante la Revolución de Lucifenia, Yukina y su familia huyeron después de que el área fue liberada por la resistencia y se mudaron a la Mansión Freezis en el Reino de Marlon. Viviendo en Bariti, la familia recibió la visita de Elluka Clockworker y Gumillia. Viviendo con ellas durante varios meses, Yukina fue acompañada a menudo por Gumillia y jugó con ella. En algún momento, fue regañada por ella por no usar honoríficos.

Algún tiempo después de que se fueron, Yukina estaba escribiendo desesperadamente cuando su padre le preguntó al respecto. Ella respondió que estaba escribiendo una historia de una serpiente y una rana y, después, estaba confundida por la risa de su padre mientras leía una carta. Después de terminar su historia, ella se lo entregó a Keel para que la leyara y le dijo que después escribiría sobre La Hija del Mal, cautivada por la reciente revolución en contra del reinado de Riliane.

En EC 501, Yukina oyó los nombres de Elluka y Gumillia nuevamente cuando el Rey Kyle las añadió a la Caza de Brujas. A medida que pasaba el tiempo, Yukina escribió numerosos libros que publicó su padre, incluyendo "El Cuervo Negro y los Tres Zorros", y se convirtió en una novelista famosa a través de la región de Evillious. Debido a su continuo interés en la revolución, Yukina estudió el caso de cerca y las personas involucradas en ella.

Viaje al ExtranjeroEditar

"¿Qué? ¿Escapaste de casa?"
"Yo no escapé de casa... Estoy en un viaje de conocimiento.
"
―Germaine Avadonia y Yukina[fuente]
Yukina 3

Yukina descansando durante sus viajes

Alrededor de EC 504, Yukina leyó el reporte histórico de Will Jaakko y se interesó en sus escritos sobre los "contenedores del pecado" y aquellos que fueron poseídos por ellos. Encontrando el nombre de "Elluka Clockworker" incluido en el texto de hace un siglo, Yukina se interesó en la investigación de los Pecados y entendió exactamente lo que sucedió con La Hija del Mal y el régimen actual de Kyle.

A pesar de la oposición de su familia para irse, Yukina se escapó de casa y viajó a Divina Levianta. Después de entrar en el país del norte cubierto de nieve, Yukina se registró en una posada y estaba sorprendida por el aparentemente pequeño cuarto que le dieron. Mientras viajaba por todo el país, conoció a un adolescente que le contó la historia de Banica Conchita al estar poseída por un contenedor del pecado en forma de copa que la convirtió en la "Devoradora del Mal" y, escéptica de que los contenedores existieran, no creyó la historia.

Más tarde, se dirigió hacia Asmodean, pero los guardias fronterizos se negaron a permitirle cruzar hasta que ella los sobornó. Al llegar a Asmodean, investigó las ruinas de la Mansión Venomania en Lasaland pero no encontró nada. En algún momento, se encontró con un grupo de mercenarios y la entrenaron en la esgrima adecuada y la autodefensa. Yukina continuó su camino y cruzó a Lucifenia. Restringida en muchas de sus acciones debido a su condición de extranjero, la joven escritora decidió irse al Imperio Beelzeniano.

Fortaleza en Forma de EstrellaEditar

"Los soldados en las puertas de la fortaleza estaban diciendo que la Comandante Mouchet es tan terrible como un ogro y tan cruel como un demonio, dando órdenes a sus tropas alrededor como esclavos. Debió de haber padecido trabajar bajo alguien así, ¿No es verdad, Señorita Lily?"
―Yukina[fuente]
Yukina 3
Después de que Yukina viajó a la Fortaleza Retasan, ella se registró en el Pabellón Media Luna y permaneció allí durante tres días antes de dirigirse hacia la puerta de la fortaleza. Al caminar por las calles de la ciudad, su sombrero salió volando por el viento y corrió a recogerlo cuando una soldado rubia lo hizo por ella y ella le dio las gracias antes de salir corriendo de nuevo.

Cuando se detuvo en la puerta principal, uno de los dos guardias le dijo que no estaba permitido y, presionándolo para que le respondiera, le dijo que era un problema militar. Cuando le dijo que no se le permitía conocer los detalles, ella le dijo al soldado arrogante que Marlon debió haber tenido dificultades para controlar guardias como él. Ante el estallido del guardia, el otro guardia se acercó a ella y amablemente se disculpó, explicando que eso era clasificado. Colocando una moneda de oro en su mano, ella le preguntó si realmente no había alguna manera de pasar. El guardia le devolvió el soborno, diciéndole que la Comandante Mouchet lo mataría si la oficial "demonio" sabía que lo aceptó. Eventualmente Yukina se rindió y regresó al hotel.

Después de explicar que ya pagó la cuenta, el propietario volvió a sus papeles de identificación y Yukina se dirigió al bar. Pagándole al camarero dos monedas para una carne de pájaro Rollam blanco, Yukina se encontró con la soldado rubia de antes y le dio las gracias de nuevo. La escritora se sentó junto al soldado y habló sobre su experiencia en Retasan cuando su comida llegó. Preguntándole por qué fue hacia las puertas, Yukina explicó su situación y la soldado se refirió a la fricción política entre Lucifenia y Beelzenia por Marlon. Cuando la mujer rubia mencionó que los de alto rango decían que Beelzenia albergaba criminales, Yukina la presionó para saber más.

Entonces, la mujer dijo que era clasificado y dijo que probablemente la guerra estallaría, por eso el tráfico hacia y desde Beelzenia estaba limitado. Enojada porque por unos pequeños problemas iba a detener su viaje, golpeó la mesa y maldijo que era una excusa para expander su territorio. Al darse cuenta de su error, se sorprendió cuando la soldado se rió y estuvo de acuerdo con ella. Agradecida, le explicó lo mal que fue tratada en la puerta y criticó a la Comandante Mouchet por ser tan horrible. Recordando sus modales, Yukina le pidió el nombre a la soldado y le dijo que se llamaba "Lily".

Entonces, la niña despotricó cómo Lily debió haber sufrido bajo la crueldad de la Comandante Mouchet y que la gente sensible como ella debería estar liderando en su lugar. En ese momento, un soldado entró para hablar de asuntos militares con Lily y se dirigió a ella como "Comandante Mouchet" antes de salir. A medida que la revelación vino sobre ella, Yukina pidió el nombre completo de Lily y, cuando afirmó que era "Riliane Mouchet", la niña se disculpó de inmediato, pero la Comandante la animó a comer antes de que la comida se enfriara.

A lo largo de cinco días, Yukina estaba constantemente gastando su tiempo con la Comandante Mouchet mientras caminaba por las calles, aprendiendo acerca de su padre, Gastón, y su carácter. En el quinto día, Riliane prometió ayudar a Yukina llegar a Beelzenia. Cuando la Comandante vio un local con vidrios más adelante, Riliane le preguntó si necesitaba un nuevo par de zapatos y Yukina observó el buen estado de ánimo de la Comandante. Omitiendo el tema, Riliane dijo que deberían centrarse en su objetivo y le preguntó por qué quería ir al País Carmesí. Yukina respondió que deseaba visitar la antigua ciudad allí, aunque no era una entusiasta.

Ideando un plan, Yukina intentó plantearle una pregunta y Riliane preguntó si ella quería otro par de zapatos. Dejando de lado que le gustaría unos, pero que todavía podía usar los viejos, le preguntó si podían enviar un mensajero a Beelzenia. La Comandante preguntó por qué, debido al peligro, y ella explicó su júbilo a Keel y cómo podrían utilizar su apellido Freezis como influencia y la sorprendida Riliane estuvo de acordó, enviando al mensajero ese día.

Yukina&Riliane

Yukina siguiendo a Lily

Dieciocho días después, Yukina se despertó con la voz de Riliane gritando desde afuera y la soldado subió rápidamente a su habitación, exigiendo que se vistiera. La escritora obedeció y le preguntó a Lily por qué quería su maleta y la Comandante Mouchet respondió que Yukina se dirigiría al extranjero. En su camino hacia la puerta, Lily explicó que su nombre no la cubría, pero que su relación con Keel logró que el plan funcionara.

En las puertas, Yukina observó cómo Riliane apresuradamente gritaba órdenes para que se abrieran las puertas. Curiosa, Yukina le preguntó por qué se apresuraba para salir y la Comandante explicó que el Rey Kyle ordenó a las tropas para llegar por la tarde y era difícil conseguir su visa aprobada. Yukina le dio las gracias de nuevo y Lily le dijo que siguiera el camino hacia Rukolbeni y que, si ella se detenía, ella debía mostrar el sello de su permiso, entregándole el papel. Excitada porque se dirigía a la zona de la "Vampiresa Vanika", Yukina aceptó el consejo de Lily para mantenerse con vida y que tuviera cuidado por la inminente guerra y se dirigió hacia Beelzenia.

Conociendo el PasadoEditar

"¡Está decidido! ¡Quiero vivir junto a todos ustedes!"
―Yukina[fuente]

A lo largo del camino, uno de los guardias del punto de control informaron que Yukina fue convocada a la Ciudad Imperial, pero ella ignoró la llamada. Una vez que llegó a Rukolbeni, la joven escritora fue al centro de la ciudad y miró a través de su mapa anticuado. Encontrando el camino a la Mansión Conchita encima de las ruinas de la montaña, Yukina buscó el contenedor del pecado de Banica, pero no encontró nada. Después de sacar su bloc de notas, suspiró por la falta de "drama" y no podía escribir nada.

Praeludium gumillia

Yukina se reencuentra con Gumillia

Cuando estaba mirando el paisaje, escuchó que alguien se acercaba, señalando que debería haber recibido la citación. Diciendo que ella debió haberse equivocado de castillo, la mujer de pelo verde dijo que no debía preocuparse por su padre y Yukina se enojó y le gritó a ella que debía ocuparse de sus propios asuntos. Cuando la mujer respondió que no había cambiado y debía utilizar honoríficos con ella, Yukina reconoció que ella era Gumillia e inmediatamente abrazó a su amiga.

Ambas se quedaron en un hotel en la región noroccidental del Imperio. Durante el almuerzo del día siguiente, Gumillia acordó ayudar a Yukina reunirse con la heroína revolucionaria, Germaine Avadonia. Después de comer, se dispusieron a reunirse con Chartette Langley. Aunque Gumillia sugirió que se subieran a un carruaje, Yukina insistió que fueran caminando hacia el lugar de la reunión. Mientras viajaban, Yukina le preguntó si la bruja estaba molesta por eso y ella respondió que no le importaba. Cuando la niña observó lo diferente que parecía, con anteojos, Gumillia preguntó si era extraño y Yukina dijo que le quedaban bien.

A continuación, la joven escritora le preguntó por qué no estaba en algún reino lejano del oriente y Gumillia explicó cómo fue llamada para servir al Emperador y que Elluka había desaparecido. Después, le preguntó si la maga estaba bien, debido a la Caza de Brujas. Luego, Gumillia confirmó que ella fue quien había ayudado a Yukina a entrar en el país y le preguntó por qué se tomó la molestia de venir. Omitiendo la mención del pecado, Yukina dijo que era para el conocimiento y expresó su preocupación por si ella no fue a la ciudad, aunque Gumillia no le importaba como sus órdenes y que ella sabía que la niña no quiso escuchar.

Aunque fue insultada, Yukina dejó a un lado el comentario cuando llegaron al cementerio y Gumillia explicó que tanto ella como la Unidad Langley vivían allí. Reuniéndose con Chartette, Yukina se presentó y fue bombardeada de repente por la excitación de la soldado por haber conocido a su autora favorito antes de que Gumillia la mandara a volar con una lápida. En cuestión, ella le preguntó si estaba bien y Chartette le aseguró que Gumillia era difícil. Caminando a los campos juntas, Yukina señaló el heroísmo revolucionario de Chartette y le preguntó sobre los detalles de su pelea con Mariam Futapie.

Ya en los campamentos, Yukina pidió mirar un poco, pero Chartette le dijo que tal vez Germaine estaba en la base. Llevada allí por el comandante de la Unidad, Chartette explicó cómo los miembros de la resistencia inicial se convirtieron en soldados beelzenianos, pero señaló que era lo que ella había escuchado, ya que ella sólo se unió hace un año y se convirtió inmediatamente en Capitana. Aunque Yukina estaba impresionada, Gumillia susurró que no había ningún otro candidato.

Después de que Yukina le preguntó qué estaba haciendo ella allí, Chartette dijo que, al igual que Yukina, le gusta viajar, y entraron en la base. Reintroducida a York, ella felizmente tomó su mano y contó su última reunión. Al ver su pierna de palo, le preguntó qué había pasado y explicó que una comandante mujer Lucifeniana se la rompió con una lanza. Luego, York se enredó en una discusión con Minage antes de que el hombre de pelo verde se presentó y Yukina contó sus contribuciones para el éxito de la revolución.

Cuando York aprendió que la niña quería conocer a Germaine, la interrogó y medio-mintió que quería una entrevista de Germaine para una historia futura de La Hija del Mal. Aunque encontró que no era necesario, él le dijo que tratara de mirar alrededor y Yukina aceptó. A medida que Gumillia se iba, Yukina comprometió visitarla de nuevo cuando tuviera tiempo libre. Al ver que Chartette estaba ocupada y dudosa sobre si trabajar o continuar con su guía, Yukina se retiró y miró alrededor del campamento.

Al notar un movimiento por los árboles, comprobó para encontrar a Germaine desmayada. A medida que la mujer murmuraba algo, Yukina dijo que llamaría en busca de ayuda, pero su falda fue agarrada por Germaine, murmurando en voz alta su pesadilla. Una vez que Yukina la sentó contra el árbol, Germaine se disculpó por su borrachera y Yukina la retó por estar bebiendo durante el día. Después de que ella volvió a introducirse ella misma, Germaine preguntó cómo la estaba pasando Keel y Yukina admitió que no sabía ya que estaba viajando, insistiendo en que no se escapó. Cuando la espadachina mencionó que viajaba también, Yukina preguntó si lo hizo con Chartette y Germaine lo afirmó.

Presionándola por los problemas que enfrentó después de salir, Yukina le preguntó sobre la Caza de Brujas y las intencions de Germaine para la rebelión. La espadachina negó la demanda como mera invención, y afirmó que Kyle de repente había estado tratando de erradicarla y a la resistencia. Luego, Yukina observó cómo Kyle creyó que ella mató a Michaela para iniciar la revolución y Germaine le preguntó cómo sabía esta información. Mintiéndole, ella le dijo que lo escuchó durante su viaje y le preguntó si era cierto que ella asesinó a Michaela, explicando su relación con ella. Prometiendo que sólo quería saber la verdad, Germaine admitió que ella nunca conoció a la Diva de pelo verde.

Después de una larga mirada, Yukina dijo que le creía, ganándose la ira de Germaine de que ella no sabía nada de ella o cualquier otra cosa. A pesar de que ya había planeado irse, Yukina fingió pensar en cómo podía relacionarse con la guerrera, decidiendo vivir junto con las tropas. Cuando Germaine se opuso, Yukina observó cómo la ayuda financiera de la Firma Freezis los mantuvo en marcha, que la Capitana Chartette era una gran fan de ella, y que incluso la familia imperial era ayudada por Keel. Admitiendo que no se avergonzaba de utilizar sus relaciones familiares como garantía, la aturdida Germaine la llamó una chica mala y renunció a su oposición.

Visitando BeelzeniaEditar

"Quién sabe, puede que no sea mucho antes de que estemos en una batalla total con el ejército lucifeniano..."
―Chartette a Yukina[fuente]

Poco después, Yukina se reunió con el Emperador de Beelzenia y recibió el permiso de quedarse en la Unidad Langley, junto con su promesa de no revelar su ubicación a Keel. Dicidiendo recorrer Beelzenia mientras investigaba sobre Banica Conchita, Yukina le informó al Emperador y él le presentó al Duque Oruhari, un experto en Banica.

Con el tiempo, el Duque llevó a Yukina a través de Grabia para visitar lugares relacionados con la famosa Devoradora del Mal, al mismo tiempo que leía más sobre su historia. Al enterarse de que el Emperador de esa época confió en una hechicera para que investigara a Banica, Yukina sospechó una conexión con Elluka pero no encontró nada más útil para su investigación. Hacia el final de este período, Chartette contó cómo ella trabajó de criada en el Palacio Real de Lucifenia antes de la revolución.

Dos semanas desde que conoció por primera vez la Unidad Langley, el Duque Oruhari llevó a la escritora al Mar Luna Nueva y describió su historia con ella. Cuando el Duque le preguntó qué le gustaría hacer a continuación, ella respondió dejaría la investigación sobre Banica y se centraría en la Princesa Riliane. Dándole las gracias, el Duque la animó a visitarlo cuando ella tuviera tiempo libre y Yukina bromeó que él se lo decía a otras chicas también. Insultado, reiteró que sus palabras eran sinceras y ella le siguió la corriente.

Una vez que ella prometió volver cuando tuviera tiempo, ella se rió junto con él antes de volver a la Unidad Langley. En algún momento, ella y Gumillia accedieron a verse en la capital durante la tarde del día siguiente. En el campamento al día siguiente, Yukina vio a Chartette hablar de algo serio sobre un soldado, mientras arreglaba las notas de sus últimos días. Mirando el reloj, Yukina terminó preparándose cuando Chartette terminó su reunión, diciendo que ella tenía que ir e informar a la capital.

Expresando que se dirigía allí también, Chartette dijo que debían ir de la mano y agarró su mano antes de caminar hacia la ciudad. Mientras caminaban por el cementerio, la miedosa Yukina preguntó si los soldados que pasaban eran sus subordinados, al mismo tiempo que trataba de ignorar la atmósfera aterradora. Chartette respondió que si eran, pero no estaban deFengdiendo en este momento y Yukina presionó para obtener más detalles, aunque le dijo que eso era clasificado.

Chartette praeludium

Yukina protegiéndose detrás de Chartette

Cuando Chartette se detuvo, ella le preguntó cuál era el problema, pero la soldado sólo tiró algunas ramas en la niebla y vieron una figura adelante. Al ver a una mujer rubia en un uniforme marloneano acercándose a ellas, Yukina se escondió detrás de Chartette por temer su sonrisa hostil.

Luego, Yukina observó que las dos intercambiaban bromas acerca de su pasado como criadas y cómo la rubia mató a los hombres de Chartette en la frontera debido a que el tratado de paz entre Marlon y Beelzenia fue anulado. Entonces, la mujer cambió su atención a Yukina, preguntándose dónde la conoció antes y Yukina se disculpó ya que no la recordaba.

Cuando la soldado marloneana se presentó como Ney Futapie, Yukina estaba a punto de presentarse a su vez, pero Chartette la detuvo, exigiéndole a Ney que se fuera o lucharía contra ella. Entonces, Ney mencionó cómo Chartette mató a su madre y Yukina recordó la identidad de la asesina rubia. A medida que la maniática Ney de repente los apuntaba con una copa de vino, diciéndole a Chartette que tomaría con Allen y los otros después, Yukina respondió en la confusión que su nombre no era Allen. Después de que la soldado marloneana tiró vino de la copa en el suelo, el mismo comenzó a temblar, y Yukina y Chartette acordaron que debían escapar y se dirigieron hacia Rukolbeni.

El Ejército BlancoEditar

"Había algo mal con ese tipo hace un momento, ¿verdad? Parecía extraño. Y parecía que hubiera perdido la razón."
"En realidad, tengo mis dudas de que fuera humano.
"
―Yukina y Chartette[fuente]

Las dos llegaron en Rukolbeni y, después de recuperar el aliento, Yukina preguntó que acababa de suceder. Entonces, ella propuso que continuaran hacia la capital y ver si Gumillia sabía algo sobre la situación y Chartette estuvo de acuerdo. Mientras caminaba, Chartette expresó su incredulidad de que Ney se haya convirtido en una soldado marloneana y Yukina, a punto de preguntar sobre el tema, se detuvo a pensar que Chartette estaba en la misma posición.

Las dos continuaron conversando sobre el comportamiento anormal de Ney cuando escucharon a una mujer gritar. Corriendo hacia su fuente, vieron a los ciudadanos correr en pánico por un grupo de figuras en la distancia. La Comandante beelzeniana, preocupada de que fuese un borracho loco, le dijo a Yukina que entrara en una casa mientras ella manejaba la situación y Yukina observó el enfrentamiento, preocupada de que podría haber sido Germaine.

Al ver su lucha forcejeante, Yukina se les acercó y se dio cuenta de que la figura era un hombre pálido, desnudo y gritó que era un monstruo cuando lo miró. Chartette le dijo que se fuera y la escritora dijo que no podía luchar contra la criatura desarmada. En ese momento, Chartette derrotó a la criatura con su guante de cohetes y Yukina, aturdida por el arma de la que fue testigo, se apoyó contra la pared para procesarlo. Consiguiendo una mirada más atenta a la aparición del monstruo, se dio cuenta de que tenía una boca ensangrentada y, al darse cuenta del significado, le preguntó a Chartette si estaba herida, pero la soldado le contestó que era sólo un rasguño, interponiéndose entre ella y el monstruo. La soldado preguntó si alguien estaba cerca y Yukina dijo que todos debieron haber buscado refugio.

Usándolo como su cambio de escape, corrieron hasta que llegaron a un bar. Preguntando si se encontraba bien con todo el funcionamiento, ella respondió que estaba bien a pesar de su agotamiento. Al ver que el monstruo no las seguió, Yukina preguntó por la racionalidad de la criatura y Chartette expresó dudas de que fuera humano. Cuando mencionó el tratamiento de su ataque, Yukina se estremeció ante la imagen de la boca ensangrentada de la criatura. Entonces, ella le preguntó qué arma había utilizado Chartette y la soldado explicó que era sólo para situaciones de emergencia y que su espada estaba siendo reparada.

Mientras Chartette estaba a punto de buscar ayuda, se detuvo y se dirigió hacia el interior de la barra de vino y Yukina la siguió. Encontrando a Germaine en el interior, Chartette intentó despertarla mientras Yukina se dio cuenta de la cantidad de vino que ella consumió antes de desmayarse. La novelista, al ver la espada de Germaine, le preguntó a ella si podían pedirla prestada y Chartette dijo que no era hábil con la esgrima, aunque Yukina replicó que era mejor que nada.

Una vez que la soldado tomó el arma, Yukina vio a la criatura en la ventana y le gritó a Chartette. Con el propietario del bar en estado de shock y con Germaine borracha, la soldado le dijo a Yukina que cerrara y bloqueara todas las puertas y ventanas, mientras ella peleaba contra el monstruo. Deseándole suerte, Yukina hizo lo que le dijo. Mientras reconfortaba a la camarerar del bar, la anciana dijo que la criatura era su hijo que había muerto por la enfermedad Gula. Cuando la pelea había terminado y llamaron a la puerta, Yukina verificó antes de dejar entrar a la victoriosa Chartette de nuevo.

Después de un pequeño descanso en el bar, subieron a un carruaje para dejar atrás al monstruo y, preguntando sobre su estado de ánimo, Yukina dijo que lo contaría los detalles más adelante. Mientras armaba sus pensamientos, la niña vio al ejército beelzeniano en dirección a Rukolbeni y los señaló, llamando a Chartette. Mientras las dos mujeres cansadas se acercaron a la Ciudad Imperial, Yukina le señaló a Chartette la fatiga del ejército, al ver que los soldados se retiraron debido a la gran cantidad de soldados muertos vivientes. Por último, dentro de la capital, se reunieron con el Duque Oruhari, preguntandoles si se encontraba bien, y Yukina preguntó por qué estaba en la ciudad. Descubriendo que todos los nobles fueron convocados para discutir la amenaza del monstruo blanco, Yukina fue enviada a una habitación, esperando a Gumillia.

Mientras esperaba que Gumillia terminara de hablar con el Emperador, el Duque Oruhari esperó con ella y explicó que ellos eran llamados "soldados cadáveres" en la historia de la Vampiresa Vanika y creyó que los muertos fueron reanimados, ya que el padre del Emperador estaba dirigiendo el ejército. Luego de que Chartette entrara y después de haber terminado su informe, Yukina le preguntó sobre su próximo curso de acción. Chartette sugirió que tenían que prepararse para la batalla y le informó que Gumillia estaba demasiado ocupada para verla.

Yukina respondió que seguiría trabajando con ella en su lugar, pero Oruhari lo negó, afirmando que tenía que ser mantenida a salvo durante la emergencia y permanecer en la ciudad. A pesar de tratar de oponerse, el Duque indicó que era la voluntad del Emperador y Chartette estuvo de acuerdo; cuando las dos se separaron, Yukina le deseó lo mejor. Acompañado a su habitación por un asistente, ella miraba a los muebles mientras se sentía frustrada por la situación.

Apoyando la BatallaEditar

"Pretendo quedarme en este país por un tiempo..."
"Bueno, de todas formas, es inútil dejar el país... El siguiente paso es el comienzo de una guerra de verdad.
"
―Yukina y Riliane[fuente]

Tres días más tarde, Yukina se escabulló de la Ciudad Imperial y se convirtió en una médica de la Unidad Langley. Mientras luchaban en las calles de Rukolbeni, les entragaba comida y agua, mientras que los soldados la felicitaban por su arduo trabajo y atendiendo sus lesiones. Germaine se acercó a ella y le preguntó por qué no estaba en la capital, aconsejando que se mantuviera alejada del frente de batalla. Diciendo que sólo quería ayudar, Yukina preguntó si ella estaba siendo una carga. Germaine negó la noción, diciéndole que en realidad era de una gran ayuda, aunque observó que York no le gustaba la idea. A continuación, Yukina también admitió que era una experiencia rara y Germaine suspiró en cómo la niña trataba la guerra como un juego.

Poco después, el grupo fue abordado por Riliane Mouchet a caballo, con la cabeza de un soldado cadáver en su lanza, y anunció que la "ex" Comandante de Retasan deseaba una audiencia con el Emperador. Debido a que Lily quería ir a la Ciudad Imperial, Yukina se reunió con Gumillia y le habló de su experiencia y de Chartette con Ney. Preguntando si Ney fue responsable de los soldados no muertos, ella especuló que era posible y le preguntó a Yukina si quería un poco de té negro y ella accedió. Tras recordar lo bueno que estaba, Gumillia estuvo de acuerdo y rió.

Entonces, la escritora observó lo diferente que ella actuaba y Gumillia, omitiéndola, declaró que Ney no tenía ella misma el poder mágico de revivir a los muertos. Yukina sugirió que la copa de vino o el vino podrían haber sido especiales y Yukina se estremeció ante la idea de que reanimó cadáveres. Mientras Gumillia la consolaba, ella explicó que sus investigaciones sobre los cuerpos de los cadáveres de los soldados descubrieron que todos ellos murieron por la enfermedad Gula. Conectando los puntos, Yukina consideró que el culpable era el contenedor del pecado, la "Copa de Conchita".

Después de que Gumillia fue llamada por un sirviente, Riliane entró y observó cómo ella no había escapado de la guerra. Yukina comentó que Lily estaba siempre de buen humor, pero ella replicó que había perdido su empleo militar. La joven escritora le preguntó quién estaba al mando de Retasan y ella le contestó que Ney lo era y Yukina expresó su sorpresa por escapar de Lucifenia a Beelzenia.

Después de explicar cómo se fue y decapitó al ex-emperador revivido como un regalo para el Emperador como medida de protección, Yukina le preguntó si quería un poco de té pero Lily le pidió un café y la niña le preguntó a una criada para que trajera alguna. Diciendo que el café tardaría, Riliane no le molestó y le preguntó qué pensaba hacer Yukina. La niña contestó que pensaba quedarse en el país por un tiempo y Lily observó que era inútil irse de todos modos, revelando que el Emperador planeaba atacar la Fortaleza Retasan al día siguiente.

Yukina (Su Razón) 1

Yukina esperando la respuesta de Gumillia

En algún momento, Yukina se encontró con Gumillia en los pasillos del Palacio Imperial y le preguntó a la maga por qué necesitaba anteojos. La hechicera preguntó si eran extraños y la niña lo negó, diciendo que le quedaban bien. A continuación, la escritora explica que ella no podía imaginar que la vista de un mago se deteriorara y que tenía que haber otra razón.

Gumillia admitió que no podía ocultarlo más y Yukina preparó su pluma y cuaderno para escribir la historia. Una vez que Gumillia dijo que era porque Elluka no estaba allí, Yukina se interesó y la presionó para obtener más detalles. Diciéndole que se lo dejaba a su imaginación, la decepcionada Yukina vio a Gumillia irse por un trabajo y dijo que escucharía la historia completa más adelante, insistiéndole que fuera rápido.

Poco después, el Duque Oruhari expresó su desaprobación por Yukina al haber escapado de la ciudad. Decidiendo que la permitía permanecer en el campo de batalla si seguía las pistas de ella, el Duque le presentó a Bruno, sin saber que era su ex-mayordomo. La niña aprovechó la situación y le ordenó a Bruno que obtuviera información sobre el progreso de la batalla, mientras que ella se quedaba en un hotel en Rukolbeni. Debido a que Germaine no estaba participando en los combates, intentó varias veces hablar con ella, pero renunció debido a su borrachera. Después de que Bruno informó lo que había aprendido, ella le dio las gracias y le dijo que seguiera investigando, pagándole muy bien.

A pesar de que el ex-mayordomo explicó que en ocasiones trabajaba como un informante, dadas sus habilidades, Yukina reiteró que ella no esperaba encontrarse con él. Expresando incredulidad en su respuesta de que fue el destino, ella dijo, medio en broma, que su padre lo pudo haber recontratado para observarla, ganando la risa de Bruno. Cuando lo presionó para saber si estaba bien o mal, él respondió que era un poco de ambos y, luego, se fue. Viajando al bar de Rukolbeni para ver a Germaine, la escritora se sorprendió al ver a Lily allí también.

Yukina les preguntó si las dos mujeres eran conocidas, pero Lily declaró que sólo se habían encontrado en la Batalla de Rollam durante la revolución. Tomando nota de lo emocionante y dramático que era ver a antiguas enemigas bebiendo juntas, ella sacó su libreta y escuchó su conversación. Mientras Riliane seguía presionando a Germaine para que luchara, Yukina cortésmente intervino para decir que incluso antes de que el ejército de muertos vivientes invadió, Germaine ya era una gran ayuda para Beelzenia.

A medida que su debate continuaba, Germaine furiosamente negó que comenzó la revolución para vengar a su padre y Yukina interrumpió de nuevo para confirmar que su padre era Leonhart Avadonia de los Tres Héroes. Lily le respondió y explicó que se suponía que la Princesa Riliane lo había matado. Con su argumento llegando a su fin, Yukina terminó tomando notas antes de que Lily se fuera. Tres días más tarde, Bruno informó que el punto muerto entre Beelzenia y Marlon se rompió y que el espíritu de lucha de Germaine había reavivado, organizando redadas nocturnas para socavar la fortaleza de las defensas.

Una Nueva MisiónEditar

"Oh, Yukina ¿Cuál es el problema?"
"¿¡Por qué no me lo dijiste!? ¡Repentinamente dejaste tu trabajo y desapareciste!
"
―Gumillia y Yukina[fuente]

Dos meses más tarde, Yukina descubrió a través de Bruno que Gumillia renunció como Consejera del Emperador y se hospedando el Pabellón Di Bono de Retasan. Entrando en la ciudad medio conquistada, ella corrió velozmente hacia el hotel y encontró que Gumillia estaba a punto de irse. Exigiendo una explicación, Yukina le preguntó a dónde iba y la maga indicó que ella tenía que encontrar a Ney, quien había escapado, y la Copa de Conchita. Yukina le recordó que estaba en la lista de Caza de Brujas, que tanto el viaje hacia Lucifenia como hacia Marlon era demasiado peligroso, pero Gumillia indicó que ella contrató a un guardaespaldas.

En ese momento, Germaine se acercó a ellas y expresó su disgusto al ver a Yukina allí. La joven escritora preguntó si ella dejó el ejército y la espadachina explicó que era un permiso temporal mientras ella ayudaba a Gumillia con su investigación. Preguntando si ella también estaba interesada en los Pecados, la confundida Germaine replicó que ella sólo estaba interesada en reunirse con Kyle. Mientras las dos estaban a punto de irse, Yukina se negó a decir adiós y se metió en el asiento del carruaje entre ellas, diciéndole al conductor que partiera. En respuesta a un shock de Germaine, la joven novelista señaló lo difícil que sería para las dos fugitivas entrar en el palacio de Kyle, debido a su codicioso estado, estando ochenta por ciento segura de que Ney estaba en esa zona.

Después de que Gumillia confirmó que el conductor era uno de los seguidores de Elluka y no las delataría por eso, Yukina explicó su plan para que ellas se hicieran pasar por sus criadas y utilizaría su estatus como la hija del amigo de Kyle, Keel, para que pudieran entrar. Cuando Germaine señaló que Ney ya la había visto, Yukina respondió que ella nunca reveló su nombre, lo que significa que estaban a salvo. La espadachina concedió a dejar que Gumillia decidiera y la hechicera aceptó la idea. Con su plan en mente, se pusieron en rumbo hacia el palacio real.

Después de que llegaron a Rollam, Yukina y sus compatriotas se registraron a un hotel en la ciudad. Al enterarse de que Kyle había ido a un banquete ofrecido por Corpa, decidieron comunicarle al Rey que iban a visitarlo el día siguiente. Luego, Yukina fue a la mansión y asistió a la fiesta mientras que le prohibió a Germaine y Gumillia que fueran con ella. Una vez que lo encontró en el jardín, Yukina le trajo al rey cansado y borracho un poco de té negro y le sugirió que tomara un descanso. Luego, ella observó cómo cambió su peinado, pero que le quedaba bien.

Cuando él le preguntó quién era, la joven novelista respondió que ella prefería sus banquetes, ya que sus "guardias" no le permitían asistir. Comentándole lo triste que se puso su padre cuando Kyle dejó de asistir a los banquetes, Kyle finalmente reconoció a Yukina y comentó lo mucho que había crecido. Cuando el Rey comentó sobre su popularidad por sus novelas, Yukina dijo que todavía necesita más práctica. Antes de que Kyle pudiera continuar, ella dijo que estaba demasiado borracho y le comunicó que iba a visitar el palacio al día siguiente. Después de decir adiós, Yukina dejó la fiesta.

Visitando a KyleEditar

"Visitaré el palacio mañana. Sólo quería avisarte con anticipación."
―Yukina a Kyle[fuente]

Junto a sus compatriotas disfrazadas, Yukina visitó a Kyle en el Palacio Real de Lucifenia y se arrodilló delante de él en el Salón de los Espejos. Interrumpida durante su saludo, levantó la cabeza a su mando y Kyle observó cómo ella se parecía cada vez más a su madre. Después, él comentó sobre la vestimenta de sus guardaespaldas y Yukina explicó que eran de una familia mercenaria quienes conoció durante su viaje a Asmodean. Cuando el Rey le preguntó qué vino a proponerle, Yukina dijo que vino como el apoderado de Keel para negociar el embargo de Marlon con Elphegort ya que estaba seguro que dañaría el negocio de Keel.

Kyle señaló que Keel fue quien originalmente le propuso la idea y Yukina entró en pánico. Al tratar de explicar por qué su padre la envió en lugar de Shaw, Kyle dejó el asunto a un lado. Entonces, Kyle le preguntó si era la primera vez que Yukina venía en el palacio y ella admitió que su padre nunca la llevó a las cenas de Lucifenia. Cuando el Rey le sugirió que inspeccionara alrededor para materiales potencialmente interesantes para sus novelas, ella se puso muy contenta. Diciéndole que no se le permitía tener armas, la niña dijo que estaba bajo el cuidado de Kyle antes de sacar su libreta y salió de la habitación.

Deambulando por el palacio durante varias horas y escribiendo sobre lo que encontraba allí, Yukina eventualmente entró en el Jardín Celestial y exclamó con asombro sobre una de las fuentes. Mientras Kyle apareció frente a ella, se volteó y lo saludó, con entusiasmo, hablando animadamente de lo grande que era el palacio. Después de que Kyle preguntó si ella siempre utilizaba su libreta, Yukina afirmó que había sido un regalo de su madre y ella la guardaba como un tesoro.

Cuando Kyle remarcó que también tenía un par de tesoros, Yukina le indicó que un Rey debía tener muchos, a pesar de que admitió que él nunca le dejaría verlos. Cuando, en respuesta, Kyle le mostró su espejo de mano, Yukina dijo que no parecía muy caro; mientras Kyle respondió irónicamente que ella debía ser la hija de Keel, la chica se sonrojó y se disculpó, preguntándole al Rey por qué guardaba el espejo cuando afirmó que era barato. Escuchando que era un regalo de su madre, ella le preguntó si lo tenía con él todo el tiempo.

Mientras Kyle decía que incluso lo tenía con él mientras dormía, ella comentó que sería fácil romper el espejo de esa manera. A continuación, ella le preguntó si tenía otros tesoros, pidiéndole que especifique lo que era cuando afirmó que había un tesoro todavía más valioso para él que el espejo. Cuando Kyle se negó, Yukina se enojó y sopló por la forma en que se negó a decirle incluso después de aumentar el suspenso.

Kyle le preguntó si Yukina se alojaba en la mansión de Corpa y la chica aclaró que se alojaba en Rollam. Cuando el Rey observó que era un lugar con poca seguridad, ella no le dio importancia, respondiendo que estaba acostumbrada a ello antes de tartamudear y cubrirse su boca mientras el Rey se había percatado de las implicaciones de sus palabras. Cuando Kyle sugirió que se quedara en el palacio, ella le preguntó si podía y, al escuchar que había un montón de habitaciones disponibles, ella dijo, con entusiasmo, que estaría feliz de hacerlo. A continuación, le dio al Rey las gracias y entró.

Demonio en una Noche a la Luz de la LunaEditar

"El Sr. Kyle se ve raro."
"Él está seriamente enfermo. Su mente se ha convertido en bastante dependiente del demonio.
"
―Yukina y Gumillia[fuente]

Esa noche, las tres intentaron robar el espejo antes de ser descubiertas por el Equipo de Trabajo en Espionaje; mientras Germaine atraía su atención, Yukina tomó el espejo y huyó con Gumillia a la habitación de la Princesa Riliane, escapando a través de su pasaje secreto a los establos reales. Poco después de su llegada y comenzando a escapar, Kyle las persiguió e inmediatamente saltó y agarró el espejo de Yukina, golpeando a la niña sorprendida y tirándola al piso, ligeramente raspando sus codos.

Mientras ella veía que Kyle agarraba obsesivamente el contenedor, Yukina observó cómo el Rey estaba actuando extraño. Después de que Gumillia afirmó que su corazón estaba poseído por un demonio, la joven escritora observaba mientras Kyle discutía con la maga sobre la existencia de los demonios. Cuando de repente él le preguntó sobre sus pequeñas heridas y se disculpó por su rudeza, Yukina observó que la cara de Kyle se palidecía mientras que su piel se convertía en negra, notando su palidez enfermiza.

Una vez que él le dijo que estaba bien, Yukina señaló que había cambiado en los últimos cinco años, independientemente si los demonios existían realmente o no. Mientras Kyle insistía en que era él mismo, Yukina respondió que él nunca habría apoyado sus políticas recientes en el pasado y le preguntó si esas eran realmente su decisión. Después de que Kyle de repente comenzó a transformarse, Yukina temblaba y gritaba de terror. Cuando Gumillia trató de intervenir, la niña observó a Kyle tirar a Gumillia como una muñeca de trapo antes de brotarle alas y desaparecer en el cielo nocturno.

Batalla en el BosqueEditar

Yukina y Gumillia se reencontraron con Germaine y, dos semanas más tarde, se dirigieron al Bosque de la Confusión; las tres caminaron a través de los árboles hasta llegar al Bosque del Árbol del Milenio al caer la noche, Gumillia se puso a la cabeza después. Mientras caminaban, Yukina pensó de nuevo en la transformación de Kyle y sintió tanto ansiedad como curiosidad; viendo la expresión en el rostro de la chica, Germaine le preguntó si le gustaría descansar y la chica contestó que estaba bien. Entonces, Germaine le dijo que el lugar adonde se proponían llegar estaba sólo un poco más lejos, señalando hacia adelante.

Exclamándose ella misma, Yukina susurró que ella no quería ver a alguien que se convirtió en demonio; escuchando su declaración, Germaine le preguntó si estaba segura de que el demonio era Kyle y Yukina afirmó rotundamente que ella estaba muy segura de que era él. Cuando la espadachina dijo que el mundo tenía muchas cosas increíbles, Yukina furiosamente exigió saber por qué estaba tan tranquila, levantando la voz cuando preguntó si ella y Kyle habían luchado uno al lado del otro en el pasado.

Después de que la espadachina se disculpó, indicando que ella simplemente no sabía qué pensar, Yukina le preguntó a qué se debía. Germaine respondió que un demonio estaba más allá del alcance de su comprensión y que no sabía qué hacer con él, añadiendo que sólo podían hacer lo que les dijo Gumillia. En el caso de un conflicto, Yukina preguntó si, si fueran a luchar, ellos no lo harían en un campo abierto. Después de Germaine señaló que debería ser el caso, especulando si habría espacio suficiente para vencer al demonio, ambas siguieron a Gumillia durante algún tiempo.

Después de algún tiempo, Gumillia se detuvo en el escondite de la Familia Freezis. Al observar que Germaine mientras inspeccionaba el pozo durante algún tiempo, Yukina concluyó que esta era la primera vez de la espadachina en el lugar y afirmó que era la base secreta de la Familia Freezis para emergencias. Acercándose cada vez más, añadió que iba hacia un pozo y había una puerta de hierro con la base secreta detrás de ella. Cuando Germaine comenzó a darse cuenta de las implicaciones de sus palabras, Yukina afirmó que este fue el lugar de la muerte de Michaela. Luego de escuchar a Gumillia señalar que la ubicación tenía rastros de magia en ella, y Germaine discutió la posibilidad de que Kyle habría estado allí, Germaine no encontró más pistas en el pozo.

Después de que la ex-líder de la resistencia sugirió que se fueran, Yukina salió del pozo y proclamó que salvarían a Kyle de las garras del mal. A medida que comenzaban a caminar, Germaine dijo que era una pena que no encontraron nada y Yukina le respondió y añadió que al menos sabía que la espadachina era inocente, ya que ella nunca había visto antes el pozo. De pronto, las tres mujeres se encontraron con la tumba de un soldado llamado Ein ​​y oraron delante de ella antes de seguir adelante.

Poco después, Kyle, transformado demoníacamente, siguió a las tres y la joven escritora fue testigo de toda la batalla contra Kyle. Más tarde, el hermano menor de Yukina, Shaw, apareció, y le explicó que había sido enviado como mensajero de Yukina y Kyle, pidiéndole a los dos que regresaran a Marlon. Preocupada por su padre, Yukina decidió regresar con su familia. Con Kyle, Gumillia y Germaine, Yukina embarcó en la Real Victoricia que Shaw había enviado para ellos. Con destino a Marlon, la curiosa novelista escribió en su libreta sobre su aventura.

Viaje a MarlonEditar

"¡Por dios! ¡Que dramático desarrollo!"
―Yukina comentando sobre el ataque pirata[fuente]
Yukina Freezis
Al día siguiente, durante su viaje, Yukina subió hacia la cubierta y disfrutó de la vista al mar con Kyle. Cuando el Rey le preguntó por qué hizo lo que hizo, la niña exclamó que era porque quería saber más sobre el mundo. Poco después, la niña sonriente le preguntó cuánto tiempo tardaría hasta que llegaran a Marlon. Kyle respondió que iba a ver tierra en poco tiempo. Cuando Kyle sacó la invitación de Keel a él más adelante, Yukina declaró felizmente que debía ir al Castillo Marlon en primer lugar, al saber que cierta madre del Rey estaría feliz de verlo.

Momentos después, Yukina se dio cuenta que parecía ver las Montañas Jamet a la distancia y exclamó con entusiasmo que veía tierra. Después de que el puesto de observación gritó que eran piratas, el Almirante Dylan salió de su camarote y les dijo que salieran de su cabina y evacuaran por si las balas de cañón eran disparadas. Una vez que los piratas comenzaron a disparar contra ellos, el Rey cortésmente le dijo a Yukina que regresara a su cabina,debido al peligro, empujándola hacia atrás. Preguntando si él no venía con ella, escuchó que Kyle respondió que estaría observando las heroicidades del Almirante; inmediatamente haciendo una expresión reacia.

Después de haber sido forzada a bajar de la cubierta por Kyle, Yukina regresó a su habitación y se dio cuenta de que Germaine tenía un aspecto bastante horrible. Más tarde, la espadachina expresó su sensación de que iba a vomitar. Entonces, ambas accedieron subir a la cubierta para que pudiera evitar hacerlo en la nave y salieron de la cabina. Una vez que llegaron a la cubierta principal, Yukina vio a Kyle frente a frente contra dos de los piratas y se quedó temiendo, pero con su libreta en mano.

Después de expresar su entusiasmo por el desarrollo dramático en voz alta, los otros notaron y Kyle exigió saber qué estaba haciendo allí. Al darse cuenta de la gravedad de la situación, la niña comenzó a agitar los brazos en estado de pánico. Mientras ella explicó a toda prisa lo que había sucedido debajo de la cubierta, se dio cuenta de que Germaine no estaba cerca y comenzó a buscarla frenéticamente por todos lados. Después de preguntar a voz alta adónde se había ido, ella escuchó gritar a uno de los piratas y vio que Germaine vomitó en el mástil de la nave.

Luego, Yukina agarró la espada de regalo de Chartette y regresó a la cubierta principal. Mientras el Rey y la heroína revolucionaria discutían sobre su falta de un arma, la escritora llamó a Germaine y tiró el arma hacia ella con todas sus fuerzas. Mientras la espadachina desenvolvía el arma, Yukina explicó cómo lo había adquirido. A continuación, ella declaró que la espadachina debía usarla y Germaine agradeció a la chica.

Después, la autora observó como Kyle y Germaine se defendían del Capitán Yarera y su hermano. Entonces, ella y los otros observaron a los dos piratas escapar en su nave antes de que se hundiera de repente. Al darse cuenta de que una sombra cercana fue la causa, Yukina dio un grito de asombro ante ella. En su intento de evadir la criatura, Yukina se dio cuenta de que era un pulpo gigante antes de lanzar una ola para destruir el barco.

Perdiendo el equilibrio, Yukina se estaba cayendo y, antes de caerse, Kyle la agarró. Una vez que ella le dio las gracias, el Rey le preguntó si sabía algo sobre pulpos gigantes y la escritora con los ojos llorosos admitió que no tenía antes de contar, con entusiasmo, que habían historias de demonios marinos. Después, Kyle llamó a Germaine y le encomendó a la espadachina que protegiera a Yukina.

Regresando a CasaEditar

"Después de tanto tiempo, comamos juntos como una familia."
―Keel a Yukina[fuente]

Después de que el pulpo fue derrotado y llegaron a Jamet, Yukina y los demás se despidieron de los marineros antes de que partieran; posteriormente, el grupo se subió a tres carruajes preparados para ellos, Yukina fue acompañada por su hermano y dos asistentes. Atravesando los caminos de adoquines tambaleantes hacia Bariti, Yukina se preocupó por Germaine y miró el carruaje adyacente; entonces, ella vio que la espadachina se miraba enferma, mientras que Gumillia no parecía verse afectada por el paseo.

Cuando entraron en la ciudad, Shaw le preguntó a Yukina cómo se sentía por regresar después de tanto tiempo. Mientras contemplaba lo poco que había cambiado, ella se dio cuenta que la visión de su hermano iba más allá de ella y se dio cuenta de que en realidad él estaba mirando a Gumillia a través de su ventana. Furiosa, Yukina murmuró en plena ebullición de sus pensamientos en su cabeza cuando cruzaron al Distrito Norte. Acercándose a una iglesia, la novelista se sorprendió al ver largas colas allí.

Entonces, Shaw explicó inmediatamente cómo la iglesia estaba dando medicina gratuita a los afectados por la Gula. Recordando los soldados cadáveres en Beelzenia, Yukina le preguntó a Shaw, con temor, si alguien había muerto. Su hermano declaró entonces la ayuda inmediata evitó cualquier muerte, pero que era bastante malo en algunas zonas, especialmente alrededor del Castillo Erizo. Al darse cuenta de que Ney podría estar en Marlon, Yukina vio a las personas delgadas y mortales que esperaban la medicina mientras ellos continuaban viajando más allá de la iglesia. A continuación, rezó por su recuperación.

Después de que llegaron a la Mansión Freezis, Yukina observó que la casa se veía enorme, mientras ella desmontaba el carruaje y Shaw dudaba de sus palabras. Tras ser recibidos por un sirviente desconocido, Yukina miró cómo Shaw le dijo al chico que llamara a Keel. Cuando Germaine le preguntó si ella y Gumillia debían irse, dado el reencuentro entre padre e hija, la joven novelista le dijo que no serían una molestia. Una vez que vio a Keel desde el interior de la casa hacia la entrada, Yukina se preparó para lo peor.

A continuación, vio a su padre contento con amor abriendo sus brazos y dándole la bienvenida, aceptando su abrazo. Después de sufrir un poco a través del afecto excesivo del comerciante, Yukina cortésmente le presentó a Germaine y Gumillia. Keel les dio la bienvenida a ambas y le pidió a su hija que se unirse a ellos en la mesa, agregando que estaban preparando algo para comer. Yukina respondió que quería ver a su hermana y su madre primero y Keel le dijo que las llamara a la mesa también mientras lo hacía, deseando volver a comer como una familia.

Cuando el comerciante le preguntó entonces sobre Kyle, la escritora le comentó que realizaría asuntos reales presumiblemente más importantes en el Castillo Marlon primero. Una vez que su padre se puso decepcionado y Shaw envió a sus asistentes, su hermano le dijo que se dirigiera a la habitación de su madre, mientras él comprobaba cómo estaba Aile. A continuación, involuntariamente llamó al muchacho y él le preguntó si ella había cambiado, teniendo en cuenta lo que pasó con su padre. Confundida, la escritora lo miró y le dijo que hablara mejor con su hermana mayor.

Después de que Shaw se disculpó y se fue, Yukina se dirigió a la habitación de su madre y escuchó un arpa, suponiendo que era su madre quien lo tocaba. Al abrir la puerta, Mikina, shockeada, le dio la bienvenida a su hija y Yukina anunció que estaba en casa. Una vez que ellas se abrazaron con amor, Mikina le preguntó si ella había crecido un poco y la escritora se preguntó si lo había hecho. Cuando su madre le preguntó si se había divertido en su viaje, preguntando si ella arruinó su estómago con cualquier comida extranjera, Yukina admitió que estaba bien.

Luego, la niña le dijo que quería escuchar a su madre tocar el arpa de nuevo después de tanto tiempo y Mikina aceptó tocarle un poco antes de la cena. Sentándose en el piso, Yukina escuchó a la noble tocar el instrumento por un tiempo antes de disculparse por irse de viaje egoístamente y preocuparlos. Cuando su madre dejó de tocar y se preparó para responderle, Aile gritó por Yukina, para confirmar que estuviera en casa. Luego, Aile abrazó con entusiasmo a su hermana antes de toser fuertemente. Cuando Shaw entró a preguntar si podían ir a comer, Mikina aceptó y todos ellos se dirigieron al comedor.

Una vez que la comida se servió y todos se sentaron, la familia comió con Germaine y Gumillia, Yukina recibió un festín con carne asada, papas al horno, y pudín. Después de que todos habían terminado, Yukina observó a su padre recomendarles a sus dos huéspedes que descansaran en las habitaciones y que les contaran lo que sucedió mañana. Cuando la borracha Germaine comentaba sobre sus terribles experiencias en el mar y al ver a sus aterrados padres, Yukina interrumpió para decir que podían escuchar el resto de la historia mañana. Con Shaw añadiendo que todos estaban cansados, ambos lograron disminuir la tensión de la situación y todo el mundo se retiró para pasar la noche.

Caminando a su habitación, Yukina se metió en la cama y empezó a quedarse dormida antes de escuchar un crujido fuera de la ventana. Caminando hacia la ventana del norte, Yukina vio como una figura empezó a caminar hacia el Bosque Columna, reconociéndola como Gumillia mientras se deslizaba en su interior.

Encuentro con una HechiceraEditar

A la mañana siguiente, Yukina aprendió a través de Keel que Prim Marlon y la maga Abyss I.R. habían sido las responsables de la manipulación de los hechos ocurridos. Yukina se disculpó con Keel por escaparse para averiguar la verdad por ella misma. Keel le dijo que estaba bien y, a continuación, le dijo que Ney y Elluka habían sido vistas en Bariti. Después de Keel se fue a buscar a Kyle, Yukina fue visitada por Elluka, quien llevaba un gato rojo en el hombro.

Mientras discutían lo que había sucedido, Yukina se dio cuenta de que sólo la llamó "hija de Keel" a pesar de que debería saber su nombre. Ofreciéndole té negro, la bruja se negó, aunque la escritora sabía que a Elluka le gustaba. Cuando Gumillia encontró a su maestra, Yukina se dio cuenta que algo raro pasaba cuando Elluka la llamó "aprendiz" cariñosamente.

Una vez que ambas salieron para una discusión privada, la joven novelista corrió por Germaine y le contó las rarezas que observó sobre Elluka. Cuando vio que Germaine estaba siendo escéptica, luego escucharon un ruido agudo, y ambas corrieron hacia el Bosque Columna para encontrarse a Gumillia y Elluka luchando entre sí. Entonces, la hechicera reveló que ella era en realidad Abyss I.R. y las atacó. Después de una breve lucha, Elluka recuperó el control de su cuerpo.

Con la batalla terminada, Yukina y Elluka siguieron a Germaine, mientras ella cargaba a la inconsciente Gumillia de regreso a la mansión. Una vez que la maga fue colocada en su cama, se sentaron a discutir lo que había sucedido. Reacia a creer que ella era la verdadera Elluka, Yukina se lo pidió y la maga declaró que estaba contenta de estar de nuevo en su cuerpo original. El sirviente que había aparecido antes entró y le ofreció leche y la maga le exigió, de mal gusto, que le trajera té de limón, confirmando que era ella era la verdadera Elluka.

Entonces, la novelista le preguntó que sucedió después de que ella se fuera de la mansión hace cinco años. Diciendo que les daría la versión corta, Elluka preguntó si estaban familiarizados con los Demonios del Pecado antes de explicar que se dio cuenta que la Espada de Venom no tenía a su demonio por lo que fue por Kyle al Palacio Real de Lucifenia, sabiendo que había sido poseído. Cuando Yukina preguntó si el Demonio de la Lujuria era responsable de que a Kyle le crecieran alas y los atacara, Elluka aclaró Kyle ya había sido poseído por el Demonio de la Soberbia que residía en su espejo.

Mientras la chica consideró que sus efectos debieron haber afectado a Kyle durante la revolución, ella le preguntó sobre su deseo sexual y se sonrojó. Elluka estuvo de acuerdo, diciendo que era probable que la razón de su intensa pasión era por Michaela; cuando Yukina le dijo que Kyle había sido engañado, la maga de nuevo estuvo de acuerdo y explicó que ella calculó sería poco probable que Kyle fuera poseído dos veces y alguien debía estar detrás de él.

Entonces, la maga resumió que habían viajado a Marlon para reunirse con la Reina Viuda Prim, pero en cambio se enfrentaron a Abyss I.R. y el Equipo de Trabajo en Espionaje, resultando en la captura de la maga; A continuación, ella describió cómo utiliza su Técnica de Cambio de Cuerpos para salir de su cuerpo y residir en Gumillia, terminando su historia. Entonces, Yukina preguntó quién era Abyss I. R. en realidad y Elluka declaró que no sabía antes de refunfuñarse ella misma. Confundida por sus murmuros, Elluka insistió que Yukina y Germaine no tenían que preocuparse por ello.

Después, todos vieron a un gato rojo entrar en la habitación y que maulló y Yukina se dio cuenta de que era la mascota de Abyss I.R. que desapareció durante la batalla. Mientras Elluka se lamentaba por faltarle su dueña, la joven novelista le sugirió que lo cuidara, pero la maga replicó que no le gustaban los gatos, sugiriéndole que lo haga ella. Yukina expresó su pequeño disgusto por los gatos antes de pasar a la pregunta sobre Germaine, quien se disculpó con el mismo sentimiento.

Luego, ellas escucharon a Mikina llamando al gato y se subió en su cabeza, sorprendida de ver a Elluka allí. Cuando su madre declaró que estaban cuidando al gato, Yukina se sorprendió y recordó que a su madre no le gustaban, lo que provocó a Mikina decidir que mantendrían el gato en su habitación. Luego, Yukina exclamó cómo eso no resolvió el problema y su madre la regañó por ser tan exigente, observando que el animal era lindo.

Mareas de la BatallaEditar

Más tarde, Yukina espió a Kyle, Gumillia, Elluka y Germaine en una habitación contigua mientras el Rey trataba de obtener su apoyo para su batalla prevista en el Castillo Erizo. Una vez que Elluka finalmente se comprometió a prestarle su ayuda, Yukina gritó y corrió a la habitación, enterrando su cabeza en el pecho de Kyle y pidiéndole que la llevara también. Cuando Kyle puso sus manos sobre sus hombros y le dijo que se quedara aquí, ya que no quería ponerla en más peligro, Yukina protestó que ella podría ayudar.

Aunque Kyle trató de disuadirla mencionando la naturaleza única de sus oponentes, Yukina le recordó que ella los había visto antes en Beelzenia, mirando al Rey con un tono determinado. Cuando Kyle le dijo que admiraba su curiosidad, ella insistió que no se debía a que era curiosa. Mientras ella lloraba y temblaba, Yukina le contó que ella no había ayudado a Kyle antes, o cuando Gumillia peleó contra Abyss I.R., y que se sentía frustrada por tener miedo y temblar, mientras que otros estaban sufriendo.

Entonces, Yukina escuchaba mientras Kyle le aseguraba que tenía que quedarse atrás para que pudiera transmitir la verdad a través de sus historias. Finalmente calmándose, la niña dijo que lo entendía y que iba a esperar su regreso. A continuación, ella le exigió a Kyle que regresara sano y salvo para que ella pudiera preguntarle qué pasó en el Castillo Erizo, y el Rey se lo prometió. En ese momento, escucharon a Keel indicar que sería difícil cumplir esa promesa y Kyle soltó su abrazo; el comerciante explicó que era porque iba a morir y, con rapidez, golpeó a Kyle por su aparente coqueteo con Yukina.

Poco después, Yukina accedió casarce con uno de los contactos ocultos de su padre, como parte de su pago por suministrarle a los soldados marloneanos con armas. Unos días más tarde, Yukina se fue con Keel a Leona. Después de que llegaron al Castillo Leona, Yukina interactuó con el hombre de traje negro durante los próximos días. Algún tiempo después, Keel corrió hacia ella y, avergonzada, no le hizo caso y comenzó a ayudar a distribuir armas a las tropas. Durante la batalla a través de la Región de la Piscina Sangrienta al día siguiente, la joven novelista permaneció en el castillo para evitar a los soldados no-muertos.

Después de la batalla, Yukina se reunió con Kyle, Keel, Gumillia, Germaine y Elluka en una de las habitaciones del Castillo Leona mientras que el Rey explicó lo que había sucedido con la Reina Viuda y Ney. Después de que Kyle les informó sobre la situación completamente, Yukina miró a la inconsciente Ney postrada en la cama y le preguntó si era seguro que ella estuviera cerca, ya que se podía despertar e iniciar otro conflicto. Después de que Gumillia le aseguró que le quitaron sus armas, Yukina observaba mientras Kyle, Elluka y Gumillia discutían sobre los contenedores del pecado que habían recolectado y la interferencia de Prim con la Espada de Venom.

Después, Yukina anunció su opinión de que ellos insistieran a Ney para que dijera la verdad, agregando que había muchas incógnitas en este caso, ya que Prim se llevó sus respuestas a la tumba. Cuando Elluka trató de señalar que nadie podía confiar en Ney, Yukina vió a la maga a los ojos y le dijo que Ney había sido corrompida por el demonio, preguntando si había alguna magia para ayudarla. Aunque Elluka contestó que no había ninguna magia que pudiera hacerlo, Gumillia añadió que ella también deseaba que Ney despertara y se disculpara por sus acciones. Después de que Elluka finalmente consintió que ella ayudaría a Ney, Yukina hizo una pose triunfal.

Más tarde, Yukina hizo una mueca de perplejidad al escuchar un ruido fuera de la habitación y preguntó qué era eso. A continuación, Keel se ofreció a investigar el ruido, alegando que él era el único que no estaba herido de alguna forma, y escuchó hablar con alguien antes de ser interrumpido mientras los demás escucharon de repente un sonido sordo. Después de que abrió la puerta y la habitación fue envuelta por un destello azul, Yukina vio a alguien que llevaba una máscara Almoga Mobarez en la puerta antes de quedar inconsciente. Una vez que ella y los demás despertaron, descubrieron que los contenedores del pecado ya no estaban, Keel había quedado gravemente herido, y Ney fue asesinada. A continuación, Yukina fue llevada a otra habitación para comprobar si necesitaba tratamiento.

En Busca de MikinaEditar

"Creo que este es un problema de la Familia Freezis. Actualmente, mi padre no ha recuperado el conocimiento, convirtiéndome en la mayor y, por lo tanto, la que debe resolverlo."
―Yukina en la carta dirigida a Kyle[fuente]

Más tarde, Yukina regresó a su casa y descubrió que su madre había desaparecido. Cuando le preguntó a un sirviente qué había pasado con Mikina, el sirviente le dijo que ella se fue poco después de que ellos viajaron a Leona. Descubriendo que la máscara Almoga Mobarez que Keel le había comprado a Germaine ya no estaba en su almacén, Yukina dedujo que su madre era la culpable que los atacó y robó los contenedores del pecado. En el transcurso de dos semanas, Yukina utilizó la red de información de los Freezis para buscar a Mikina. Durante este tiempo, se enteró que Clarith se había unido al Monasterio Held y se convirtió en monja después de dejar el servicio de su familia.

Después de escribirle a su amiga, Yukina recibió una carta informando que Mikina había visitado el monasterio y la joven escritora agónica durante toda la noche se estubo preguntando si debía contarle a todo el mundo lo que hanía aprendido. Con el tiempo, ella decidió que todos debían recuperarse de la batalla y que necesitaba manejar el problema familiar ella misma mientras su padre estaba en coma. A la mañana siguiente, ella le escribió una carta a Kyle que detallaba lo que había aprendido y sus intenciones; también le pidió perdón y le dijo que le diera a su familia sus mejores deseos en caso de que algo llegara a sucederle a ella.

Después, ella le encargó a Shaw que entregara la carta al Rey y luego se fue a Lucifenia. Después de que ella llegó, fue a la ciudad portuaria hasta que empezó a oscurecer, incapaz de encontrar el monasterio. Suspirando y mirando al mar, escuchó una voz preguntándole si se había perdido y volteó para ver a Germaine. Preguntando por qué estaba allí, ella le recordó que era originalmente de Lucifenia y la niña le preguntó si eso significaba que el trabajo de la espadachina de escoltar a Gumillia había terminado. Después de que Germaine explicó que su trabajo había terminado cuando Gumillia se reunió con Elluka, Yukina le preguntó si se sentía sola.

Después de que Germaine le pidió a Yukina trabajo en Lucifenia, la niña sólo respondió, después de algunas dudas, que ella viajó para reunirse con una vieja conocida. Preguntándole si estaba escapando de casa otra vez, la chica la refutó y dijo que después de esta misión regresaría a su casa. Una vez que Germaine le preguntó a dónde quería ir, Yukina explicó su destino, pero le comentó que ya no recordaba el camino. Luego, ella vió cómo Germaine se ofreció para guiarla; aunque se rehusaba, Yukina finalmente siguió a la espadachina hacia la puerta principal del monasterio.

Clarith y Yukina (reunión)

Yukina y Clarith reunidas

Entrando en el recinto, Yukina vio a un niño en el cobertizo del monasterio y observaba mientras él se enfrentaba a ellas. Preguntando por sus asuntos allí, ella se acercó y le dijo al niño que vinieron a ver a una de las hermanas. Preguntando cuál hermana, Yukina comenzó a hablar antes de ser interrumpida por una monja, que castigó al chico y se inclinó ante ella, disculpándose. Después de que la monja vió y reconoció a Germaine, ella miró a Yukina y la niña empezó a reconocerla como Clarith, empezando a llorar. Saltando a su pecho, Yukina abrazó fuertemente a Clarith y exclamó que ella había querido verla.

A continuación, la joven escritora acompañó a Clarith adentro del monasterio y fue llevada a uno de los dormitorios de huéspedes, donde su vieja amiga les sirvió té a ella y a Germaine. Después de que Clarith explicó la naturaleza del monasterio para actuar como un refugio para los viajeros, Yukina le preguntó la razón de Germaine para no ir a su casa y le dijó que simplemente no estaba acostumbrada a regresar todavía. Después, ella le preguntó si podía hablar con Clarith en privado y Germaine salió. Comentando que había pasado mucho tiempo, Yukina le sonrió a la monja y escuchaba cómo Clarith le informó que tenía varios de sus libros en su habitación. Yukina le dijo que ella los había comprado, sólo para escuchar que todos fueron donados.

Adivinando que su madre se los había donado, Yukina escuchaba mientras Clarith le comentó que Mikina había visitado el monasterio y, a veces hablaba sobre los contenedores del pecado. Después de escuchar que ella los había visitado recientemente, la escritora le preguntó si había dicho a dónde iba, sólo para escuchar que no lo sabía, y luego le preguntó qué día era. Después de recibir su información, Yukina conversó con Clarith sobre sus aventuras en los últimos cinco años. Con el tiempo, ambas se quedaron sin té y Yukina vió que una mujer joven, Rin, vino y se los reemplazó y les dijo que los trabajadores de la cafetería les harían una comida para dos personas.

Levantándose, Yukina asintió a la mujer y se presentó y Rin hizo lo mismo. Una vez que Rin supuso que era la hija de las personas que financiaban el monasterio, Yukina lo confirmó y escuchó cómo Rin comentó sobre cómo Mikina había sido la primera a quien conoció y ahora la aparición de la niña antes de que ella fuera castigada por Clarith. A continuación, ella escuchó a Rin preguntando por la mujer en la otra habitación, y entró en pánico cuando supo que era Germaine Avadonia. Ella la miraba confundida mientras Clarith y Rin entraban en pánico y la mujer joven trataba de irse, antes de que Germaine entró y ambas comenzaron una tensa reunión. La chica trató de pedir alegremente cuál era el problema, sólo para ser ignorada hasta que Germaine y Rin se saludaron y la espadachina, al igual que Rin, se retiraron.

Mientras Clarith se derrumbaba en la cama transpirada, Yukina exigió saber cuál era la relación entre ellas, sólo escuchando que ella se lo diría cuando fuera mayor. Luego, Clarith cambió de tema para referirse a la cena. Más tarde, Yukina y Germaine esperaron antes de comer con el resto de los miembros del monasterio, descubriendo que Rin se había olvidado de decirle a los trabajadores sobre la comida. Esa noche, Yukina estaba en la cama y dedujo que Rin era en realidad Riliane, cuestionando sobre las consecuencias de esta información antes de perderse en sus pensamientos sobre su madre y quedarse dormida.

Batalla en la PlayaEditar

"¡Para ya tu resistencia! ¡Sinvergüenza!"
"Sinvergüenza, ¿eh...? ¿Te refieres a mí, Abyss I R.? ¿O a este cuerpo- Mikina?
"
―Yukina y Abyss I.R.[fuente]

Después de dos días, Rin le dijo a Yukina que Mikina fue vista en la playa y la chica corrió por el campo en busca de su madre en la oscuridad de la noche, hasta que su antorcha eventualmente se apagó. Cuando la joven escritora comenzó a regresar a la ciudad, vio a una figura y, corriendo más cerca, la reconoció como Germaine. Caminando hacia ella, la chica comenzó a llamarla antes de ver que Germaine estaba apuntando su espada hacia otra figura, quien llevaba una máscara Almoga Mobarez y la ropa de su madre. Dando un paso para detener a la espadachina, Yukina entonces escuchó a Germaine llamar a su madre "Abyss I.R.". La chica observó y se acercó lentamente a medida que su madre le hablaba a Germaine bajo el control de Abyss I.R., discutiendo cómo había sido descubierta y su objetivo de encontrar un contenedor del pecado.

Acercándose, Yukina fue descubierta por Germaine y se detuvo, sorprendida, antes de enfrentarse a su madre de nuevo. Ella observaba cómo Mikina se quitó la máscara y sonreía, preguntándole qué estaba haciendo. Entonces, su madre comenzó a pedirle ayuda y caminar hacia adelante antes de ser detenida por Germaine, advirtiéndole a Yukina que ella no era realmente su madre. Yukina le preguntó a Mikina si ella había sido secuestrada por Abyss I. R. y la bruja respondió que era algo por el estilo; a continuación, la chica exigió saber por qué, cuando su espíritu ya fue destruido, sólo para escuchar a Germaine revelar que cuando cortó el cuerpo de Elluka, el alma de Abyss I.R. nunca había estado allí. Yukina y la sorprendida Abyss I.R. escucharon cómo Germaine explicaba que la Técnica de Cambio de Cuerpos era un hechizo poderoso que no todo el mundo tenía la capacidad de hacerlo.

Luego, Yukina observó que Germaine preguntó sobre el cuerpo del gato rojo de la bruja, antes de localizar de forma rápida con la espada en una casa cercana. Mientras el gato escapaba de su escondite y hacia Mikina, Yukina trató de correr detrás de ella, exclamando que ese era el cuerpo real de Abyss I.R. y gritándole a la bruja que liberara a su madre. Mientras Germaine ayudó a enfrentarse a la malvada hechicera y señaló que Mikina no era una bruja o un soldado, Abyss I.R. sacó una cuchara azul que brillaba en la oscuridad.

Cuando Germaine observó que era un contenedor del pecado, Yukina escuchaba mientras Abyss I.R. observó que Germaine sabía mucho a pesar de no ser una maga, antes de mencionar la rapidez con la que se curaron las heridas de la espadachina. Mientras Yukina también señaló que Germaine se curó rápidamente, escuchó a Germaine insistirle que era por la cantidad de comidas que ella comía y a Abyss I.R. llegar a la conclusión de que era un pariente de Conchita, antes de declarar que quería el cuerpo de Germaine. Luego, Yukina agarró una piedra y la tiró inútilmente hacia el gato, diciéndole a la "villana" que desistiera de ello.

A continuación, al gato maulló a Yukina y Abyss I.R. le preguntó si ella se estaba refiriendo a ella o a Mikina; antes de que la niña pudiera responder, la bruja continuó preguntando si ella conocía a su madre y nunca dudó de ella a pesar de su misterioso comportamiento. Yukina observó como Mikina intentó retomar el control, que no quería que su hija conociera la verdad, antes de Abyss I.R. volviera a tomar control de su cuerpo y comenzó a forzar a Mikina a hablar. Yukina observó como Germaine trató de intervenir, sólo para ser mandada a volar por el viento de la hechicera. Luego, ella escuchó como su madre se vio obligada a confesar que estaba colaborando secretamente con Prim y Abyss I.R. y había facilitado muchos de los hechos ocurridos, dejando al descubierto su pasado y su complicidad en el asesinato de Michaela.

Luego, Abyss I.R. retomó el control y le preguntó a Yukina qué pensaba de la confesión de su madre. Luego de comentar que, incluso sin la magia, el cuerpo podía utilizar el poder de los demonios, Yukina sintió que la temperatura aumentó mientras la luz se hacía más brillante. A continuación, la niña fue rodeada por las llamas azules calientes y se preguntó si iba a morir. Angustiada por las revelaciones de su madre y temiendo el final, Yukina comenzó a perder la esperanza, sólo para escuchar una voz diciéndole que preocupante era para ella aceptar el final a su propia conveniencia. Preguntando de quién era la voz y deseando que la dejara sola, ella escuchó decir era su papel era continuar la historia y la chica se preguntó qué historia era.

Recordándole que era la historia de Germaine, Riliane, e incluso la de ella misma, Yukina recordó que Kyle también le había dicho eso mientras, internamente, le preguntó a la voz si la ayudaría. Cuando la voz dijo que ya estaba muerto y por lo tanto no podría hacerlo, Yukina se lamentó de que era inútil, sólo para escuchar que iba a recibir la ayuda de sus hermanas en su lugar. Luego, Rin intentó robar la cuchara de Abyss I.R., obligándola a liberar a Yukina de las llamas. Mientras Abyss I.R. empujó a la monja aprendiz hacia atrás, Yukina exclamó su nombre y Rin le dijo a la chica que se había preocupado cuando vió que ella no regresó.

Luego, Yukina observó que Abyss I.R. intentó matarla con la cuchara, fallando en el intento por la interferencia del Demonio de la Gula y Ney. Después, ella observó a Germaine atacar al gato rojo, arañándo a la espadachina y escapando de Mikina. Ante la mirada de Yukina, ella vió a un niño manifestándose junto a Germaine e insitándola a terminar con el gato rojo, atravesando su cuerpo con su espada. Corriendo para ayudar a su madre inconsciente con Rin, Yukina le preguntó a Germaine si el gato estaba realmente muerto. Cuando Germaine le mostró el cuerpo a Yukina, ella le pidió que se detuviera, girando sus ojos para otro lado. A continuación, ella regresó a mirarla, dándose cuenta de que el gato era un animal de peluche; poco después, Yukina volvió su mirada a su madre inconsciente, con la esperanza de que ella se encontrara bien.

Vida DespuésEditar

Posteriormente, Yukina continuó escribiendo, publicando múltiples historias que ganaron popularidad en su tiempo. En EC 508, Yukina viajó al este de Levianta y se vio envuelta en el Incidente de los Nuevos Cuatro Jinetes, causado por Neo Apocalipsis. Algún tiempo más tarde, ella se reencontró con Kyle y los dos se mudaron a la República Lucifeniana, viviendo una vida feliz juntos. Tras la creación de la Fundación Freezis en EC 531, Yukina comenzó a publicar sus trabajos bajo el conglomerado de la Editorial Freezis. Algún tiempo después de esto, una vez que Shaw localizó a su madre, Aile y sus hermanos corrieron al lado de Mikina justo antes de su muerte.

En algún momento, Yukina escribió y publicó un cuento de hadas sobre el horrible reinado de la Princesa Riliane y su aparente muerte en la revolución, titulándolo "La Hija del Mal". Decidida a cumplir su promesa en la playa, trabajó de forma continua en la historia real sobre la Princesa Riliane y los contenedores del pecado antes de terminar el libro, también titulándolo "La Hija del Mal". En algún momento, ella escribió un cuento inspirado en los cuentos del Duque Venomania titulándolo como "El Duque y las Cuatro Mujeres". Durante los años EC 540, Yukina comenzó a escribir sus propias memorias personales. En algún momento, Yukina escuchó cuentos de Mikulia Calgaround y sus acciones en la Meseta Merrigod.

En algún momento después de que Elluka y Gumillia partieron hacia el Este en EC 548, la escritora decidió volver al este de Levianta y compensar su anterior gira por la región. Decidiendo pasar por Calgaround y aprender más sobre la Condesa Mikulia, Yukina le contó sus planes de viaje a Kyle y él accedió a acompañarla, diciendo que quería pintar un paisaje de la meseta.

Entonces, ambos viajaron juntos hacia Calgaround. Aprendiendo del folclore que rodeaba a Mikulia, ambos vieron el retrato de Mikulia y su esposo colgando en la antigua biblioteca real. Impactada al ver parecido sorprendente de Mikulia con Michaela, Yukina continuó aprendiendo sobre los cuentos, mientras que Kyle pintó su paisaje, dándose cuenta de que todavía parecía estar persiguiendo el fantasma de Michaela. Más tarde, Yukina llamó a un carruaje y se fue a Aceid.

Permaneciendo allí durante algún tiempo, finalmente volvió a su casa en Lucifenia y planeó salir en otro viaje. Entonces, la novelista expuesó lo que escribió en sus memorias, segura de que el parecido de Michaela con Mikulia no era una coincidencia. Determinada a escribir un cuento sobre la Flor de la Meseta, Yukina señaló que estaba segura de que Elluka querría leerlo una vez que ella regresara de su viaje al Oriente. Después de señalar que Kyle todavía no había regresado, Yukina escribió la historia de Mikulia y la tituló "La Flor de la Meseta".

Vida Después de la MuerteEditar

Después de su muerte, Yukina fue enviada al Jardín Celestial y permaneció allí con su familia y amigos. En EC 998, ella y las otras almas fueron arrastradas al Tercer Período, mientras el mundo terrenal se fusionaba con el Jardín Infernal. Después de descubrir que Keel fue invitado a una cena en el Palacio Real de Lucifenia, celebrada en honor a la Princesa Riliane Lucifen d'Autriche, Yukina y Aile le rogaron a su padre que las llevara con él. El ex-comerciante afirmó su petición y los tres se unieron junto a los otros huéspedes en el Salón de los Espejos antes de que las niñas corrieran. Más tarde, durante las festividades, Yukina vió a su padre y a los otros colapsar en el Salón de los Espejos.

LegadoEditar

En el momento de su muerte, Yukina había escrito y publicado centenares de libros diferentes y muchas historias que nunca habían sido publicadas. Más tarde, sus obras no publicadas, entre ellas "La Flor de la Meseta", fueron comercializadas y vendidas en el mercado a precios elevados para los coleccionistas, conocidas como la "Lista Perdida". La fama de Yukina la inmortalizó en la historia de Evillious, debido a sus cuentos de hadas y a los esfuerzos de la Fundación Freezis por recuperar las obras perdidas de Yukina; de manera similar, sus memorias personales ganaron apelaciones críticas entre sus fans.

Alrededor de la mitad de un siglo después de su muerte, Elluka, disfrazada como Hanne Lorre, leyó las memorias de Yukina y rápidamente investigó su misteriosa experiencia en Calgaround. Después de descubrir el mismo retrato en la biblioteca de Calgaround, Elluka comprendió de inmediato las preocupaciones de Yukina. La copia original no publicada de La Flor de la Meseta fue eventualmente adquirida por Segundo Comerciante y entregado a Sexto Venom, quien se lo traspasó a Elluka durante su visita a la biblioteca de Calgaround.

Siglos más tarde, la dramaturga Ma adquirió la obra original de La Hija del Mal, que había alcanzado gran popularidad durante la época de Gallerian Marlon debido a su cambio en los acontecimientos históricos y la inclusión de la magia y los elementos de la conspiración; sin embargo, el juez se mantuvo escéptico por la credibilidad de la historia.

Personalidad y RasgosEditar

"Jo jo jo. Esto prueba que eres en realidad la Señorita Yukina. Todavía llena con ideas interesantes."
―Bruno[fuente]

Yukina era una niña curiosa, alegre y muy independiente, entusiasta sobre el aprendizaje y el descubrimiento de cosas nuevas. Después de haber desarrollado un amor por la escritura a una edad temprana, Yukina se emocionaba por las historias y siempre las buscaba en sus viajes, llegando a creer que la pluma era más poderosa que la espada. También tomaría placer en eventos dramáticos y deseaba documentarlos para que otros los leyeran. Además, Yukina se prestaría a compensar sus propias historias usando su creatividad sin límites, constantemente anotando sus experiencias o ideas en su querida libreta, regalada por su madre.

Como una niña, Yukina también tenía un interés en lo único y lo exótico, amistándose con Clarith rápidamente debido a sus inusuales pelo y ojos y, más tarde, disfrutaría viajar a nuevas culturas; esto también hizo que le fascinara lo oculto a medida que fue creciendo. Sus intereses también se manifestaban al tener un gran amor por los libros, con su sala de estar llena de ellos y teniendo la apariencia de un estudioso. Debido a esta naturaleza, al igual que su madre, de vez en cuando le agarraba una pasión los viajes y haría todo por su cuenta en el mundo a pesar de los riesgos que conllevaba. Inteligente y voluntariosa, atravesaba sin miedo la mayoría de los países y aprendió a cuidar de sí misma.

Como parte de esto, ella también tenía un deseo de buscar la verdad de los asuntos que estaban llenos de misterio u oscurecida por parte del público. Valiente y sin miedo de las consecuencias políticas de sus acciones, Yukina persiguió la versión más precisa de los acontecimientos y no estaba satisfecha con no saber todos los detalles. A pesar de esta naturaleza curiosa y llena de energía, también era a veces escéptica de los detalles que había aprendido, actuando al principio reacia a creer en la existencia de la magia y los Demonios del Pecado. En cualquier caso, las experiencias continuas de Yukina endurecieron su creencia de que muchas veces las "coincidencias" eran en realidad "leyes" que todavía no había descubierto.

Habiendo sido criada con valores fuertes por sus padres, Yukina era una muchacha honesta que creía en la justicia y la bondad en las personas. Como tal, ella se esforzó por ser educada y amable con los que la rodeaban, aunque en ocasiones actuaba precipitadamente y como una "malcriada" debido a sus creencias; también, a veces, insultaba a otros por ingenuidad o descuido, aunque por lo general se disculpaba poco después. Yukina trató de ayudar a los demás, independientemente de los riesgos involucrados, ayudando en todo lo que podía, y se enojaba por aquello que lastimaban sin sentido o con fines políticos mezquinos.

A pesar de esto, Yukina no era completamente ingenua y estaba en contra de usar métodos siniestros para lograr sus objetivos. Aunque humilde y prefiriendo no utilizar el peso de su apellido Freezis, evitándolo mientras estaba en el extranjero, ella lo utilizaría si era necesario para continuar su búsqueda. Ella también tenía un conocimiento de su aspecto lindo con los mayores, usándolo para influir en otros para ayudarla o a sus amigos.

Aunque siempre deseaba ayudar a los demás, Yukina era muy miedosa ante entidades tales como los no-muertos y demonios, llegando a estar traumatizada por el cuento de la Vampiresa Vanika cuando era niña; como resultado, ella se sentía nerviosa alrededor de los cementerios y los muertos. Debido a sus miedos y estatura baja como una niña, estos la dejaban, a veces, mirando desde los bordes, sintiéndose frustrada con sus deficiencias percibidas, viéndolo como un signo de debilidad personal y una deuda que tenía que pagar, a pesar de que Kyle y Allen le dijeron que con sus escritos se podría conocer la verdad.

Yukina tenía una fuerte conexión con su familia inmediata y quería a sus padres y hermanos profundamente. A pesar de que se sentía una niña solitaria, debido a la atención de su padre hacia su hermano pequeño, Shaw, Yukina, no obstante, estaba al lado de su padre y tenía un gran respeto por su madre, del mismo modo que se llevaba bien con Shaw. Incluso cuando desobedecía a sus padres, Yukina se preocuparía por ellos y estaba feliz de regresar a su lado. Del mismo modo, ella se desmoralizó mucho después de conocer el papel de su madre en la conspiración de Prim, dispuesta a renunciar por completo su vida.

Además, desarrolló una estrecha relación con Kyle Marlon como un amigo de su padre, que se profundizó con el tiempo ya que los dos llegaron a conocerse. Durante su posesión demoníaca, Yukina estaba conmocionada y entristecida al ver su cambio de personalidad y, más tarde, lo desmoralizó al verlo transformarse en un demonio. Después de ser liberado, sin embargo, los dos sólo se volvieron más cercanos y Yukina sólo deseaba ayudarlo en su propio derecho, teniendo el valor de su apoyo. Años más tarde, Yukina se mantuvo lo más cerca de Kyle, como una compañera íntima, a menudo permaneciendo y viajando juntos como artistas.

Habilidades y DestrezasEditar

"La historia que escribió la Señorita Yukina fue muy interesante. A pesar de que usted todavía sólo tenga nueve años de edad, creo que las cosas que escribe son realmente ingeniosas."
―Clarith[fuente]

Yukina era una chica inteligente con una mente creativa; un prodigio en la narración desde una edad temprana, ella constantemente escribía y tomaba nota de sus situaciones en las historias interesantes en las que se embarcaba, tanto de ficción como no-ficción. A medida que sus padres construían y apoyaban su talento como autor, las obras de Yukina ganaron popularidad en Evillious cuando cumplió catorce años; mientras continuaba escribiendo, sus cuentos la convirtieron en famosa en la historia literaria de Evillious. Además, su investigación por sus historias hizo que obtuviera conocimiento sobre los acontecimientos históricos del pasado, como el Incidente Venomania, la Revolución de Lucifenia, y "La Flor de la Meseta" de Calgaround.

Al igual que su padre, Yukina era muy perceptiva y una investigadora capaz, de la misma forma en que utilizaba las conexiones de su padre en la red de información de la Firma Freezis. Debido a sus viajes al extranjero, la novelista obtuvo gran penetración en el mundo fuera de Marlon, aprendiendo cosas como lo mal mantenidos que eran sus caminos comparados con el resto de Evillious. Sus investigaciones y sus viajes acentuaron su sentido de la intuición, capaz de adivinar que había algo más en una situación dada que lo que se veía a simple vista.

Mientras estaba en Asmodean, Yukina aprendió la esgrima, pero no era una experta en la práctica, y tenía poca capacidad de combate debido a su estatura más débil. Aunque no era capaz ayudar en el campo de batalla, Yukina era más una persona que ayudaba al margen, como los soldados heridos en la enfermería. Ell también reconoció que los otros la adoraban como una niña linda y, a veces, era capaz de utilizarlo en beneficio de sus amigos.

Conexiones con PersonajesEditar

Keel Freezis: El padre de Yukina. Yukina tenía una relación cercana con su padre y disfrutaba pasar el tiempo con él, haberlo leído a él o ella muestra sus últimas obras escritas. Ella estaba dispuesta a desobedecer si era necesario, como en salir en su búsqueda para descubrir la verdad, pero preocupado por la reacción de ella por hacerlo, y no quería que se preocupara.

Mikina Freezis: La madre de Yukina. Yukina amaba profundamente a su madre y se preocupa por su posterior desaparición, viajando a Lucifenia para encontrarla. Ella estaba terriblemente sorprendida y desmoralizada por descubrir las malas acciones que había cometido Mikina bajo el control de Prim y la influencia de Abyss I.R., pero la chica perdonó fácil a su madre.

Shaw Freezis: El hermano menor de Yukina. A pesar de sentirse frustrado por la constante atención de su padre por Shaw, él y Yukina tenían una estrecha relación como hermanos. Esta relación se demuestra que este último pudo ser persuadido por el ex para volver a casa, mientras que Shaw había viajado por todo Lucifenia para encontrarla.

Clarith: La niñera y después la amiga de Yukina. Yukina se enamoró de la aparición de Clarith y le gustaba pasar tiempo con ella al escribir o jugar juegos, apreciando la empresa cuando sus padres no fueron capaces de pasar tanto tiempo con ella. Yukina estaba visiblemente molesta cuando Clarith tuvo que dejar la mansión Freezis y la visitaba en el monasterio.

Germaine Avadonia: Un compañero de viaje de Yukina. Yukina tenía una alta opinión del carácter de Germaine, creyendo que su gran héroe, por su papel en la Revolución de Lucifenia y apreciar su gran habilidad con la espada. Los dos se hicieron cercanos a lo largo de la búsqueda de Yukina y ella estaba agradecida por Germaine por venir en su ayuda en varias ocasiones.

Kyle Marlon: Un amigo de Yukina. Yukina y Kyle se convirtieron en amigos como una extensión de su amistad con su padre, y los dos se hicieron buenos amigos a lo largo de su búsqueda para encontrar la verdad. Yukina se preocupaba profundamente por el bienestar de Kyle y deseaba ayudarlo con sus esfuerzos, como su enfrentamiento con Prim. Le gustaba pasar tiempo con él, que elegió vivir junto a él en Lucifenia después de que se reunieron.

Gumillia: Un amigo de Yukina. Yukina disfrutaba pasar tiempo con Gumillia cuando éste vivía temporalmente en la mansión Freezis, aunque tenía dificultades para recordar sus años más tarde. Yukina estaba encantada de ver a Gumillia de nuevo en sus viajes y se quedó con la chica desde hace algún tiempo, curiosidad por saber cómo había cambiado con los años.

Chartette Langley: La mayor fan de Yukina. Yukina estaba agradecida por el tour de Chartette por Beelzenia y miró su habilidad con la espada como protección cuando se ven amenazadas por Ney, los dos se conviertan en buenos conocidos.

Riliane Mouchet: Una mujer que ayudó a Yukina. Yukina estaba agradecida por la ayuda de Riliane por conseguir que atraveara la Fortaleza Retasan y las dos se hicieron buenas amigas en los días que pasaron juntos, Yukina corriendo en ella muchas veces después.

TriviaEditar

Conceptualización y OrigenEditar

  • El apellido de Yukina está posiblemente inspirado en la palabra inglesa "freezing".
  • La creencia personal de Yukina, que la pluma es más poderosa que la espada, es una referencia a Edward Bulwer-Lytton, un escritor inglés muy popular que creó la frase.
  • Los Cuentos de Hadas Freezis pueden estar inspirados en los cuentos de de hadas de los Hermanos Grimm, alcanzando una fama similar después de morir.
  • El nombre de Yukina está inspira en el nombre de su representante Vocaloid, Kaai Yuki, compartiendo las mismas cuatro letras al principio.

CuriosidadesEditar

GaleríaEditar

AparicionesEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.