FANDOM


Esta página se encuentra actualmente en mantenimiento, lamentamos las molestias

Ayn Anchor
Silueta de Allen (avatar)
Información Técnica
Japonés エイン=アンカー
Romaji Ein Ankaa
Debut Pecados Capitales del Mal: Regalo de la Princesa del Sueño
Información Biográfica
Género Masculino
Clasificación Humano
Raza Netsuma
Ocupación Alguacil de Toragay
Afiliación Reino de Elphegort
Familia Familia Anchor
Para otros usos, ver Ayn (desambiguación)

Ayn Anchor era el alguacil de Toragay, en Elphegort, dentro de la rama de la Policía Mundial y un amigo de Hanne y Heidemarie Lorre. Siguiendo los pasos de su abuelo, el joven Netsuma entró en el cuerpo de la policía y ayudó a combatir la delincuencia local. Tras la misteriosa muerte de Caspar Blankenheim, Ayn investigó las circunstancias que rodeaban la muerte del Marqués, compartiendo sus descubrimientos con Hanne.

HistoriaEditar

Vida TempranaEditar

Nacido a finales del siglo VI EC, Ayn se enamoró del oficio de su abuelo y, finalmente, aspiraba a llegar a la posición del mismo. Después de unirse a la Policía Mundial, Ayn se convirtió en el Alguacil de Toragay y pasó a formar parte de numerosas investigaciones. En algún momento, se encontró con la reportera del Diario Shuburke,Hanne Lorre, y, de mala gana, colaboró con ella en varias ocasiones; a menudo la persuadía para ayudarlo a encontrar cuentos de héroes como Leonhart Avadonia.

Muerte del MarquésEditar

Después de la muerte del Marqués Caspar Blankenheim en EC 609, Ayn era uno de los oficiales de la policía asignados para investigar la escena de su muerte. Durante su investigación, Ayn entró en el sótano de la Mansión Blankenheim y, cuando la encuentra vacía, se encontró con un agujero en la pared con una parte de una cubierta de libro en su interior. Reconociéndola como la portada del Cuento de Hadas Freezis "La Flor de la Meseta", Ayn comenzó a investigar la conexión de Caspar con el mercado negro de Toragay, sólo para que su superior le ordenara que detuviera la investigación del mercado negro. En algún momento, él también recibió el testimonio del Dr. Marx Félix donde decía que Caspar había muerto a causa de una insuficiencia respiratoria, aunque la policía no pudo encontrar ninguna conexión con las hojas de tabaco.

Algún tiempo después, Ayn fue visitado por Hanne Lorre, mientras estaba en la estación de policía de Toragay; preguntándole a ella por qué lo estaba molestando, el alguacil dijo que estaba muy ocupado, cuando Hanne señaló que no parecía ser el caso. Luego, Ayn admitió que el caso estaba empezando a perder impulso debido a que la víctima era una persona de alto rango y por la propia pereza de la policía. Hanne comentó sobre la incompetencia de la policía y Ayn, doloroso, comenta que no haría mucho bien en primer lugar debido al propio testimonio del Dr. Félix. Mientras la incrédula Hanne preguntaba si sólo estaban aceptando el testimonio, Ayn confirmó eso y explicó la forma en que incluso habían dejado que Marx examinara a Caspar, contándole los resultados del médico a la reportera.

Cuando Hanne sugirió que había más en juego, Ayn se quejó si pensaba así y se acordó de sus anteriores palabras como lo que sugiere que había algo que no podía decir. Después de comprobar que no había nadie más alrededor, Ayn admitió su creencia de que el ex-Marqués había sido una persona bastante podrida, explicando que recientemente su situación financiera había subido, sólo para comprar costosas importaciones de Maistia. Cuando Hanne señaló que el tabaco era una de las importaciones más caras, Ayn estuvo de acuerdo ya que el costo de un solo cigarrillo estaba cerca de un millar de Evus.

Luego, Ayn expresó sus sospechas de que Caspar estaba ganando dinero a través de medios desconocidos para financiar su adicción; preguntando si había encontrado alguna pista, Ayn admitió que no había pero relató su descubrimiento en el sótano de la Mansión Blankenheim. Hanne le preguntó si el papel que encontró era parte de un Cuento de Hadas Freezis y Ayn afirmó que si. Al preguntarle por qué la policía no había investigado el asunto, Ayn calló y se quedó mirando la pared antes de admitir que le habían dicho que abandonara el caso, ante la sospecha de presión en alguna parte. Preguntado dónde, Ayn le dijo a la reportera que tendría que ir a la Fundación Freezis.

En respuesta a la confusión de Hanne, Ayn se limitó a responder que no tenía una respuesta, pero que era imposible que la policía se involucre en el caso, y que esto era por qué estaba hablando con Hanne. Continuó preguntando cómo fue que ella se desató de las organizaciones, a diferencia de él, y se sorprendió cuando la reportera le preguntó, de repente, escuchar una historia de él. Después de contarle cómo había conseguido su nombre de su abuelo, Ayn le dice a Hanne la historia de cómo su abuelo había sido abandonado y luego fue criado por una monja en una iglesia, convirtiéndose en un policía respetable a quien su nieto fue nombrado como él.

Después de que Hanne preguntó por qué la hermana le había llamado Ayn, Ayn admitió que no lo sabía, pero agregó que la hermana había sido del Clan Netsuma como su abuelo. Después de que Hanne le comentó sobre la hermana, Clarith, le dijo al policía que ella había llamado al bebé en honor a un soldado que había sido su amigo, Ayn Anchor le preguntó qué clase de hombre era el otro Ayn. Mientras Hanne le decía que él era un hombre valiente que perdió la vida protegiendo a Clarith y un valiente soldado de Toragay, Ayn había sido reubicado y empezó a asentir con la cabeza; Hanne terminó preguntando si el Alguacil Ayn también protegería esta tierra.

Inspirado, Ayn declaró que estaba dispuesto a descubrir al sospechoso de la distribución ilegal de los Cuentos de Hadas Freezis, cuando Hanne declaró que estaba más interesada en si la muerte de Caspar fue en realidad un asesinato. Ayn señaló que la muerte ya fue declarada como "no asesinato" y Hanne señaló que había muchas maneras de cubrir tal cosa; en respuesta, Ayn le pidió un ejemplo. Cuando el veneno fue sugerido, Ayn respondió que sería un crimen perfecto, pero comentando que eso podría ocurrir en el pasado, él afirmó que los avances médicos y de la medicina de hoy en día eran capaces de detectarlo, resoplando al final.

Después de Hanne preguntó si había algún médico que pudiera hablar, Ayn le sugirió al doctor máximo, responsable de examinar al Marqués, aclarando que él ya se había regresado a casa en su propio país. Cuando ella le preguntó si se refería a Marlon, Ayn corregió que se refería el Dr. Puerick Rogzé, de Lucifenia. Hanne le preguntó si Caspar había sido asesinado, si había pruebas de que alguien se infiltrara en los jardines de la Mansión Blankenheim. Ayn explicó que la puerta principal y las ventanas estaban cerradas, y que el Dr. Félix testificó tener una llave de repuesto para abrir la puerta.

Cuando Hanne preguntó por qué la esposa de Caspar no se había dado cuenta de su muerte, Ayn explicó que le habían prohibido entrar a la habitación cuando las amantes de Caspar lo visitaban, y que el Dr. Félix afirmó que entraron juntos. La reportera agregó que también pudo haber escuchado ruidos sospechosos durante la noche, pero Ayn escuchó la confusión de Hanne al decir que no pudo notar nada mientras dormían juntos y él sólo balbuceó que Margarita tenía una condición única de dormir, aclarando que nunca dormía. Cuando la reportera le preguntó si había alguien más en la casa, Ayn recordó que las únicas personas que entran y salen eran el Dr. Félix, Margarita, Caspar, y sus amantes.

Mientras Hanne lo continuaba presionando para que le cuente más, el policía se disculpó y señaló que Hanne Lorre también estaba allí; en respuesta a su rabia, trató de explicar que era un procedimiento justo, cuando la reportera le dijo que él no tenía ningún motivo. Ayn admitió que el motivo era una señal primaria de asesinato y discutió los motivos del Dr. Félix y los de Margarita contra Caspar, dada su riqueza y ser mujeriego. Al ser interrogado, Ayn agregó que ellos no tenían hijos.

Mientras Hanne, después de considerarlo, empezó a despedirse, Ayn escuchó su petición para establecer una reunión y el policía le preguntó con quién. Aunque señalando que era muy poco probable que alguien se reuniera con un simple reportero, Ayn finalmente cedió a establecer una reunión y se enteró que ella planeaba reunirse con Marx y, luego, con el Dr. Rogzé.

Encontrando el Mercado NegroEditar

Después de la muerte del Dr. Félix, Ayn participó en la investigación posterior; con su muerte etiquetada como causada por una enfermedad desconocida, la policía ofreció poner el lugar en cuarentena e investigar en Toragay hasta que no hubiera ninguna posibilidad de otra infección. Visitado otra vez por Hanne, Ayn le explicó la situación y explicó sus razones para quedarse atrás cuando ella se lo preguntó.

Luego, le señaló al reportera que no había oficiales de la Mansión Blankenheim, por lo que era una oportunidad perfecta para ellos; pasó a preguntarse si la reportera tomaría unas vacaciones alrededor de Toragay y si ella vería el mercado negro. Después, Ayn discutió de la hermana de Hanne, Heidemarie, sonrojándose al escuchar su nombre, antes de que la reportera se retirase.

Más tarde, Ayn llevó a cabo su investigación sobre el mercado negro de Toragay y descubrió un almacén potencial para los productos ilegales que se vendían, al igual que sospechar de Caspar Blankenheim sobre ser el líder distribuidor. Después de encontrar el sitio de negociación, Ayn descubrió que estaba vacío, con la escepción de tener un distribuidor restante, quien le informó que el mercado negro, al parecer, se había reanudado en un lugar diferente al norte de la ciudad. Sospechando de la ciudad de Calgaround, Ayn rodeó la ciudad en un mapa para futuras consultas.

En algún momento, Ayn fue alertado de que Heidemarie había irrumpido injustamente en la posada local en Toragay buscando al secuestrador de Rin Chan. Decidiendo que era su deber ayudar con los daños y perjuicios, Ayn ayudó a los trabajadores de la construcción llevando la madera donde lo necesitaban; luego, escuchó una voz que lo saludaba y, sorprendido, se dio vuelta para ver a Heidemarie. Después de entregar en silencio la madera, Ayn hizo una pausa para recuperar el aliento y escuchó a la otra oficial preguntándole qué estaba haciendo en Toragay; negándose a mirarla de frente, explicó cómo él estaba ayudando con la construcción y se enfureció cuando la oficial hizo una broma sobre su tiempo libre.

Después de dar la cara a Heidemarie, le preguntó si ella continuaba su investigación y se enteró que ella estaba allí para ver a Hanne por asuntos personales. Cuando Ayn preguntó por qué aún llevaba su uniforme, Heidemarie le dijo que no tenía nada más que vestir y el policía respondió que ella y su hermana no habían cambiado ni un poco, deseando que ella fuese más femenina. Cuando Heidemarie le preguntó dónde estaba Hanne, Ayn explicó que se fue de Toragay para hablar con el Dr. Puerick Rogzé en Lucifenia y contarle los resultados sobre un asunto que ella le había pedido que investigue. Cuando la otra oficial comenzó a irse como resultado, él la detuvo, diciéndole que estaría de vuelta antes del anochecer y que lo esperara.

Ayn le preguntó a Heidemarie si ella sólo había llegado allí para eso. Después de que ella lo confirmó, Ayn supuso que también tenía la intención de hablar con la posadera y le informó que Brigitta había salido de compras. El alguacil explicó que él y Hanne habían estado en la ciudad para investigar la muerte de Caspar por la sospecha de Hanne de que fue un asesinato. En ese momento, el tiempo de descanso llegó y Ayn se sentó con Heidemarie, sin dejar de aclarar que Hanne sospecha la participación de Margarita. A continuación, señaló que era inútil tratar de reunirse con el marido y que Margarita estaba fuera de la ciudad para discutir los asuntos con el título de Caspar.

Cuando Heidemarie descubrió que el Dr. Félix también había caído enfermo, Ayn mencionó que presentaba los mismos síntomas que Caspar y guardó silencio. Cuando Heidemarie le preguntó qué estaba haciendo él todavía en Toragay, el policía explicó que él estaba allí para el pos-procesamiento mientras secretamente investigaba el mercado negro de Toragay, mencionando cómo antes se había visto obligado a abandonar el caso. La oficial le preguntó por sus resultados y Ayn respondió que encontró un almacén potencial de los bienes y se había determinado el líder distribuidor. Cuando le preguntó quién era, le susurró que era Caspar y, con la oficial confundida, explicó cómo el mercado negro se había trasladado desde su muerte. Preguntado dónde, Ayn comenzó a explicarle hasta que escucharon una conmoción al oeste de la ciudad.

Asesinatos en Serie de ToragayEditar

Caminando con Heidemarie para revisar el ruido, Ayn le gritó el maestro carpintero y al grupo que se irían al Instituto de la Caridad, donde una multitud se estaba juntando. Al entrar en el edificio, Ayn vio a todos los niños aparentemente dormidos y una mujer, Rita Flohn, gritando histéricamente. Preguntándole qué pasó, se enteró que los niños no despertaban y el policía comprobó sus bocas antes de cerrar sus ojos pensando. Cuando le preguntaron qué pasó, le dijo a Heidemarie que los niños tenían los mismos síntomas que el Dr. Félix y el Marqués.

Luego, Heidemarie le dijo que vio un hombre en la parte de atrás verter algo en sus bocas y Ayn le preguntó quién era; reconociéndolo, le dijo a la chica que era Egmont, el farmacéutico local, y él le preguntó sobre su participación al tratar de curar a los niños en el incidente. Entonces, Ayn preguntó pensaban llamar a un médico, sólo para descubrir que el más cercano estaba en Aceid; pasó a preguntar si alguien tenía alguna experiencia médica y se enteró que la única con experiencia era Margarita. Mientras Egmont comenzó a sugerir que debían llamarla, Ayn lo interrumpió, diciendo que estaba en Aceid y no serviría de nada.

Después de una pausa, el alguacil sugirió llevar a los niños a un médico en la capital mientras dormían; diciendo que era imposible con tanta gente, entonces sugirió ir a buscar él mismo un médico. Apresurándose por Egmont, Ayn le dijo a Heidemarie que cuidara a los niños y salió a buscar un médico. Antes de que él saliera, escuchó a Rita entrar en un ataque de histeria al ver que algunos de los niños no estaban respirando y regresó; viendo a la mujer sentarse y perder el conocimiento, él la llamó y sacudió sus hombros en vano.

Después, Ayn fue a Aceid a buscar a un médico; mientras estaba allí, vio a Margarita visitar a su padre. Más tarde, le dejó prestado a Heidemarie su mapa de Elphegort, con Calgaround marcado como la nueva ubicación del mercado negro. Después de que Hanne y Heidemarie fueran llamadas a Marlon para el funeral de Shaw Freezis, Ayn se enteró que las mujeres habían sido encarceladas, siendo Hanne acusada de ser Elluka Clockworker y Heidemarie acusada de haber asesinado a los niños en el Instituto de la Caridad.

Rescatando a las DoncellasEditar

Viajando a Marlon, el alguacil se reunió con el jefe de Justea, Hob Homer, y conspiró con él para rescatar a las dos mientras la situación en Toragay empeoraba. Al entrar en la sede de la Policía Mundial, Ayn tomó la llave para las celdas y entró en la cárcel con Hob, quejándose de la situación antes de encontrar las celdas de las mujeres. Desbloqueando las puertas, Ayn observó como Hanne y Heidemarie los saludaron a él y a Hob mientras él le devolvía su pistola a la oficial, admitiendo que no podía permitir un aborto involuntario de la justicia como tal. Interrumpiendo la conversación, Ayn señaló que Heidemarie no pudo haber cometido los asesinatos en el Instituto, estando presente en ese momento.

Frente a Hanne, Ayn agregó que no había manera de que ella fuese Elluka Clockworker, y que ella puede ser imprudente, egoísta, y que ocasionalmente interfiera en las investigaciones, pero nunca mataría a alguien. Cuando Hanne le dio las gracias, Ayn sugerío que debían escapan pronto mientras los oficiales no llegaban, agregando que ocurrían problemas más graves en Toragay y que tenía que hacer algo. Cuando Hanne preguntó sobre esto, Ayn observó como Hob le dio un pre-artículo de la ciudad y él dijo que sería devastada a este ritmo, instando a que debían darse prisa.

Luego, él escuchó que Hanne tenía algo que decirle, mientras la reportera le asientía a Heidemarie. Cuando Ayn empezó a preguntar de qué se trataba, vio a Hob colapsarce por un fuerte ruido y se preguntó qué pasó con él, antes de darse cuenta Heidemarie estaba cerca del Jefe de Justea. A medida que el alguacil observaba, Hanne se le acercó lentamente, diciendo que él había dicho que ella no era Elluka Clockworker. Ayn, nervioso, le dijo que dejara lo que estaba haciendo, pidiéndole que lo que iba a hacer no lo hiciera, llamándola por su nombre.

En respuesta, la mujer dijo que Hanne Lorre no era su verdadero nombre y un viento comenzó a soplar. Luego, ella dijo que le debía un "gracias" por su ayuda, y comenzó a decir que su verdadero nombre era "Elluka Clockworker". Mientras Ayn expresaba su incredulidad, el viento lo mandó a volar contra la pared y lo dejó inconsciente.

Personalidad y RasgosEditar

Un alguacil inspirado para proteger a los débiles y castigar a los culpables, Ayn era un hombre honesto, íntegro y digno de confianza. Corriendo sangre caliente en su corazón, se inspiró en los cuentos de héroes que protegían a los débiles y le traían la gloria a su país, como Leonhart Avadonia. Como resultado, Ayn deseaba seguir su ejemplo y servir lo mejor que podía, incluso yendo en contra de los deseos de sus superiores para hacerlo. En particular, se enfurecía cuando era límitado por la Policía Mundial y, a menudo, iba alrededor de ellos para hacer lo correcto, incluso realizar tareas que no estaban en relación con su trabajo o que pondrían en riesgo su vida.

Como parte de su inspiración, Ayn amaba el mismo nombre que tenían su abuelo y el guerrero Ayn de principios del siglo VI EC. Aunque en un principio no entendía el significado de su nombre, Ayn contribuyó a la sociedad y trató de hacer lo que pudiera para estar a la altura de su memoria. A menudo, cordial y considerado con los que estaban necesitados, él también sería severo y firme cuando era necesario, quedando con la cabeza fría en caso de emergencia a pesar de sus pasiones ardientes.

Debido a esta actitud inquebrantable, Ayn también era tenaz y se negaba a renunciar al haber aceptado una tarea particular, a pesar de presentarse obstáculos en su camino. Como resultado, él se negaba a dejar de trabajar en un caso, incluso cuando era ordenado a hacerlo. Esta tenacidad también lo hizo obstinado, sin embargo, no se llevaba bien con los que interfirieran con su trabajo a pesar de los beneficios que le ofrecían.

Ayn, en particular, compartió una relación compleja con las hermanas Lorre, que constantemente se veían involucradas con el negocio del alguacil. Mientras se formaba una rivalidad con Hanne en el transcurso de su historia, creyendo que ella era imprudente y egoísta, ganó también una profunda confianza hacia ella y apreció su ayuda en casos policiales. Del mismo modo, mientras estaba frustrado con la actitud poco femenina de Heidemarie y actuar fuera del control con sus métodos en sus investigaciones, Ayn creía que ella era honesta y buena, incluso desarrolló un sentimiento de amor por su compañera policía.

Habilidades y DestrezasEditar

Ayn era una persona tenaz que era inagotable en sus investigaciones de policiales, dispuesto a trabajar sin descanso en un caso hasta que fuese resuelto. Como un alguacil, hizo la mayor parte del trabajo de campo en las investigaciones y se experimentó en la inspección de casas, capaz de encontrar pistas aunque estuvieran escondidas fuera de la vista. Del mismo modo, él se quedaría atrás y continúaría trabajando y se negaba a descansara durante un caso incluso cuando fuese presionado para hacerlo, y, también, era fuerte y lo suficientemente rápido como para ser de utilidad en un caso como corresponde a su edad.

Adecuado con su tenacidad en llegar al fondo de un caso, Ayn tenía fuertes instintos deductivos y fue capaz de formular teorías precisas, dada la información a mano. Además de esto, él era experto en inspeccionar a las personas más oscuras de otras para aprender más sobre los tratos sospechosos, como en el mercado negro de Père Noël. A pesar de esto, Ayn estaba limitado por los recursos de su departamento y los lazos que tenía con la Policía Mundial de la Fundación Freezis, dejándolo a menudo dependiente de la ayuda de Hanne para reunir hechos.

Conexión con PersonajesEditar

Hanne Lorre: Una amiga de Ayn. Aunque a menudo era molestado por la reportera y por su interferencia en su trabajo policial, Ayn ayudaba mucho a Hanne en sus investigaciones. Inspirado por las historias de la reportera de los héroes del pasado, él se apresuró a seguir a sus clientes potenciales, mientras resolvía un caso. Del mismo modo, él confiaba en ella y tenía fe que ella no era un asesino, a pesar de su carácter a menudo imprudente y egoísta.

Heidemarie Lorre: Una compañera de la fuerza policial. Ayn se dejaba intimidar por el comportamiento brusco y poco femenino de Heidemarie y por su temeraria actitud en sus investigaciones; a pesar de esto, él estaba enamorado de la chica y confiaba en su honestidad y su rectitud moral.

Ayn: El abuelo de Ayn. Ayn respetaba mucho al hombre por su servicio a la Policía Mundial y deseaba seguir su ejemplo como un buen oficial en la fuerza policial.

Ayn: El origen del nombre del abuelo de Ayn. Aunque en un principio no conocía la historia de este Ayn y por qué su abuelo fue nombrado en su honor, después de escuchar el cuento de Ayn, estaba profundamente conmovido por ser llamado como un valiente guerrero. Al igual que con su abuelo, deseaba seguir su ejemplo y proteger a los débiles.

Willus Zorach: El compañero de Ayn en la investigación. Ayn lo vio como un compañero confiable. Durante el transcurso de la investigación, los dos tenían una relación de trabajo eficiente, llevándose bien con Willus.

Leonhart Avadonia: Una de las muchas inspiraciones de Ayn. Aunque en un principio no conocía la historia de Leonhart, después de escuchar su cuento, se inspiró en sus acciones como héroe para combatir el mal y traer el bien a las personas.

TriviaEditar

Conceptualización y OrigenEditar

  • Un ancla, "anchor" en inglés, es un objeto pesado atado a una cuerda o cadena que se utiliza para amarrar un barco al fondo del mar.

AparicionesEditar