FANDOM


Para otros usos, ver Devoradora del Mal Conchita (desambiguación)
Banica Conchita
Banica (avatar)
Información Técnica
Japonés バニカ゠コンチータ
Romaji Vanika Konchiita
Seudónimos Noble Gourmet Vanika
La Devoradora del Mal Conchita
La Vampiresa Vanika Conchita
Demonio de la Gula (alias)
Debut Devoradora del Mal Conchita
Vocaloid

MEIKO

Información Biográfica
Género Femenino
Clasificación Humana (hasta su muerte)
Demonio
Raza Beelzeniana
Nacimiento Noviembre de EC 296
Muerte Agosto de EC 325 (como humana)
Ocupación Duquesa (como humana)
Afiliación Imperio Beelzeniano
Cinco Duques
Familia Familia Conchita
"Mi nombre es el Demonio de la Gula. Aquella que devora todo en el olvido."
―Banica Conchita[fuente]

Banica Conchita, considerada como la Gourmet Noble Vanika y la Devoradora del Mal Conchita, era una Duquesa del Imperio Beelzeniano. Su búsqueda de nuevos sabores la llevó a comer los alimentos más grotescos inimaginables. Obsesionada con la comida desde una edad temprana, la curiosidad de Banica la llevó a firmar un contrato con el Demonio de la Gula para degustar todos los alimentos del mundo, adquiriendo salud. En la búsqueda de su obsesión, finalmente se devoró a ella misma y al demonio, convirtiéndose en el nuevo Demonio de la Gula.

Personalidad y RasgosEditar

"De todos aquellos que fueron poseídos por los Demonios del Pecado, Banica Conchita, seguramente, fue la más feliz."
―Ma[fuente]
Repulsive FoodEater

Banica sonriendo en el comedor

Banica era una opsomaniaca con un intenso deseo de consumir las comidas más deliciosas de la existencia. Su comportamiento obsesivo se agravó por el abuso de su madre y comer todo sin dejar las sobras, lo que la convirtió en un hábito para ella. Como resultado, la comida se convirtió en el centro de su existencia y dedicó la mayor parte de su vida para saciar su infinita curiosidad por los gustos de todos los alimentos.

Convirtiéndose en una experta en alimentos insaciables, el apetito de Banica comenzó a evolucionar hasta que ella deseó viajar al extranjero y degustar comidas extranjeras, trayendo nuevas recetas a su casa. Ella fue, inicialmente, razonable con sus gustos, comiendo buena cocina y otras comidas consideradas deliciosas por la mayoría, aunque ella no consumía alimentos considerados tabú religioso como el cerdo Baemu. Después de desarrollar el vino "Tumba de Sangre", se convirtió en el vino favorito de Banica. Coincidiendo con su apetito, los modales en la mesa de Banica eran toscos y, con frecuencia, perturbadores para los que la rodeaban, implacable rellenando en su boca toda la comida a toda prisa y ruidosamente.

Entre sus hábitos alimenticios, Banica, a menudo, se introducía los dedos en la boca para lamerlos o degustar cualquier comida o bebida en ellos. Del mismo modo, a menudo se preguntaba a qué sabría la nueva comida antes de comerla. Su amor por la comida también se convirtió en un mecanismo de supervivencia para Banica, sumergiéndose cada vez más en su oficio cuando se enteraba de la muerte de un ser querido o del fracaso del personal. Durante sus viajes al extranjero, Banica llegó a la conclusión de que ella deseaba degustar todos los alimentos en el mundo y se convirtió en el centro de su existencia, hasta el punto que ella consideraba que toda su identidad se basa en ese hecho.

Pero, después de haber sido introducida en el mundo de la comida "suprema", Banica fue interesándose en manjares menos favorables, como los insectos, e incluso comenzó a devorar sus platos. Bajo la influencia del Demonio de la Gula, fue persistente en complacer su interminable apetito y perdiendo cualquier límite a lo que ella consideraba comida. A medida que sus gustos continuaron a descender, ella finalmente se entregó a la necrophagia y al canibalismo por curiosidad de cómo sabrían los seres humanos. Una vez que ella desarrolló la idea de devorarse a sí misma, Banica creía que ella era la comida suprema que estaba deseando y tomó regocijo comiendo su propio ser.

Hacia el final de su vida, Conchita se convirtió en una prisionera, aislándose a sí misma dentro de su mansión, y ya no gobernaba su territorio. Como parte de su apostasía, Banica cenó más y más a menudo, sin preocuparse por la reacción del Imperio Beelzeniano. Cuando no complacía su apetito, Banica tomaba un pasatiempo en la jardinería, aunque lo hacía para hacer crecer más alimentos para que comiera. Evolucionando su verdadero objetivo, Banica resolvió devorar todo el mundo y todos sus alimentos para su placer. Como el Demonio de la Gula, la obsesión de Banica con los alimentos continuaron sin cesar, incluso afirmando que podía devorar al mundo entero pero seguiría insatisfecha.

Aunque monstruosa mientras comía, Banica era una persona tranquila, actuando importunada al primer encuentro con el Demonio de la Gula y tranquilamente conversó con él a pesar de la situación peculiar. Del mismo modo, ella amaba a sus padres, cayendo en una depresión muy profunda con cada una de sus muertes, y se puso a la defensiva cuando el Demonio de la Gula mencionó la participación de su padre en la muerte de su madre. También fue muy afectuosa con Carlos, enamorándose de él durante su encuentro y llevando a su hijo. Sin embargo, después del intento de la traición de su amante y el homicidio-suicidio, ella tenía el corazón destrozado y la condujo hasta las lágrimas.

Después de hacer su contrato con el Demonio de la Gula, Banica también actuó cruel y dominante, inquebrantable con el envío de su ejército de muertos vivientes en un alboroto a través de Grabia. Del mismo modo, ella era despiadada hacia sus empleados, esperando que la alabaran y adoraran. La rebeldía fue visto como una molestia y, una vez considerado inútil para ella, Banica no le molestaba mandar a asesinar y comerse a los "traidores" que la habían ofendido. También tuvo la alegría de "castigar" a sus agresores, a menudo comiéndolos vivos. Si bien actuando como el demonio de la copa, Banica disfrutó poseer a otros y se decepcionaba cuando los humanos estaban más allá de su influencia.

Por el contrario, ella parecía expresar gratitud hacia el Príncipe Alexiel por compartir su merienda con ella, compartiendo su conocimiento de una leyenda a él. Ella también parecía tener afecto hacia su propio hijo, sintiéndose feliz cuando miraba al bebé. Al mismo tiempo, Banica también fue impulsada a comer al niño para saciar su hambre voraz, aunque se resistió cuando el demonio le exigía que lo hiciera.

Al igual que Carlos, Banica sostuvo una estrecha relación con sus sirvientes, Arte y Pollo. Conociéndolos desde muy pequeña, los gemelos ayudaron a la joven noble para salir de su depresión después de la muerte de su madre y, rápidamente, se convirtieron en amigos. Como sus sirvientes personales, Banica rara vez viajaba a ninguna parte sin ellos a su lado y dejó a cargo de ellos casi todas las tareas que la Duquesa deseaba. Confiaba también en ellos para gestionar su territorio y proteger el patrimonio mientras ella se convirtió negligente en sus deberes como Duquesa.

A pesar de esto, su creciente hambre y curiosidad por los nuevos gustos la condujeron a devorar ambos sirvientes. Sin embargo, después de convertirse en el Demonio de la Gula, Banica comenzó a buscar a ambos sirvientes, absorbiendo las almas de Hänsel y Gretel de sus reencarnaciones para recuperarlos. Como parte de esto, el nuevo demonio deseaba convertirse en el Amo del Cementerio, aunque no era consciente de su significado real y planeaba tener a sus dos sirvientes con ella cuando llegara el momento.

TriviaEditar

Conceptualización y OrigenEditar

  • El nombre de Banica es un anagrama de la palabra latina "Caniba", que significa "caníbal".
  • Además, combinando su nombre japonés, escrito al revés "caniba", con el de su padre, Muzuri, escrito al revés "lism" en inglés, forman la palabra inglesa "cannibalism", canibalismo en español.
  • Conchita es un diminutivo de la palabra española para la concepción; la historia y la cultura de Beelzenia, país natal de Bánica, están inspiradas parcialmente en el país de España.
  • Banica, debido a su ocupación como un señor feudal que se creía que bebía regularmente sangre humana y, posteriormente, imaginándola como un vampiro siglos más tarde, puede estar inspirada parcialmente en Vlad el Empalador.
  • La muerte de Banica tal vez está inspirada en el Eresictón de Tesalia.
  • Cuando estaba creando la historia de la Devoradora del Mal Conchita, Mothy quería que Conchita se pareciera más a un monstruo que un ser humano.

CuriosidadesEditar

AparicionesEditar