FANDOM


Anan Octo
Silueta de Allen (avatar).png
Información Técnica
Japonés 阿南=奥戸
Romaji Anan Okuto
Debut Pecados Capitales del Mal: La Sastre de Enbizaka
Información Biográfica
Género Masculino
Clasificación Humano
Raza Jakokuense
Ocupación Samurai
Afiliación Jakoku
Familia Familia Octo
"En otras palabras... a menos que yo provoque a esta mujer, no voy a ser capaz de cumplir con mi deber."
―Anan Octo[fuente]

Anan Octo era un samurai de la Familia Octo y el nieto de Gato Octo. Cumpliendo su misión de recuperar las Espadas Gemelas de Levianta por su abuelo, Anan interrogó a su prima podrida Kayo Sudou sobre su ubicación sin ningún resultado. Más tarde, fue asignado para ayudar a la Fundación Freezis, trabajando para Perrié Cutie Marlon y convirtiéndose en su compañero.

HistoriaEditar

Vida TempranaEditar

Nacido en Jakoku en algún momento durante los años EC 800 en la noble Familia Octo, Anan se convirtió, con el tiempo, en un samurai al servicio de su abuelo y magistrado de Izasa, Gato Octo. En algún momento, la criada Bufuko quedó bajo su servicio. Después de que un gran incendio azotó Enbizaka en EC 838, Anan se enteró que su familia daría refugio a su prima Kayo Sudou, con quemaduras severas, y reasignó a Bufuko para que la cuide en su lugar. En algún momento, el samurai supo que Kayo había perdido a su esposo y su hijo en el fuego y su madre, Kagura, en un accidente un año antes; también descubrió que su esposo era también su repudiado primo, Gakuga.

Algún tiempo después, Gato le ordenó a Anan que recuperara las Espadas Gemelas de Levianta, contándole cómo la herencia que su familia resguardó durante siglos fue robada por Kagura cuando tenía dieciséis años antes de que ella escapara de casa y se casara en la Familia Sudou. Al aceptar el deber, Anan cuidadosamente examinó los restos quemados de la Sastrería Sudou en Enbizaka y no encontró ni rastros de las cuchillas malditas. A falta de cualquier otro tipo de pista, el samurai comenzó a interrogar periódicamente a su prima sobre la ubicación de las cuchillas malditas, diciéndole en repetidas ocasiones que nunca las vio y no sabía dónde estaban.

ExpulsiónEditar

"También escuché que te recuperaste lo suficiente para que no interfiera con tu vida nunca más... Por lo tanto, el magistrado ha ordenado que te fueras de aquí."
―Anan a Kayo[fuente]

A principios de EC 842, Gato le dijo a Anan que ayudara a la Fundación Freezis en la casa de comercio en Enbizaka. Descubriendo que la fundación también había reconstruido la sastrería de Kayo y que al parecer habían hecho una recuperación física completa, el samurai escuchó a su abuelo decir que la sastre por fin podía volver a casa inmediatamente. Interesado en aprender sobre la cultura extranjera, el joven accedió a la nueva tarea. A continuación, pasó a la habitación de Kayo y la vio sin orden ni concierto comer con Bufuko, insultándola como un obstáculo.

A medida que la cirada le dio la bienvenida, el samurai ignoró a Bufuko y se sentó frente a Kayo, exigiéndole de nuevo que le diga dónde están las Espadas Gemelas de Levianta. Encontrándose con la misma negación, el samurai intentó decir algo nuevo antes de que Bufuko le pusiera una mano en su hombro. Al oír el chastise sirviente que claramente no sabía nada, bajó su cabeza por la ira, insistiendo en que tenía que estar en algún lugar ya que su madre fue quien originalmente las robó. Cuando Bufuko le recordó que Kagura ya estaba muerta, Anan espetó que lo sabía y es por eso interrogaba a Kayo.

Una vez que Bufuko exclamó que Kayo nunca las había visto y que su sastrería fue reducida a cenizas independientemente de lo que había visto, Anan admitió su búsqueda anterior, encontrando nada, antes de comentar que las Espadas Gemelas de Levianta no debieron haber sido destruidas en un incendio de esa magnitud, dejando a la confesión de Kayo como su único medio para cumplir su deber. Después de un suspiro, el samurai cedió, diciendo que otro asunto que atender. Mientras se preparaba para salir, el samurai de plano le comentó a la "Sudou" que había escuchado sobre la reconstrucción de su sastrería, gracias a la fundación, y ya que ella se había recuperado el magistrado le ordenó que le dijera que se fuera.

Bufuko argumentó inmediatamente que su mente todavía no se había curado y Anan le preguntó a la criada si preferiría que ellos nunca la hubieran acogido, teniendo en cuenta que ella ni siquiera tener el arroz que su familia comía. A pesar de que el magistrado seguía siendo incapaz de perdonar a Kagura, Anan admitió que también había una cuestión más personal implicada, explicando la relación incestuosa de Kayo con su esposo. Una vez que Bufuko señaló que casarse entre primos no era tan raro en Jakoku, Anan señaló que el esposo también fue repudiado y expresó que el magistrado no aprobaba el matrimonio.

Después de que él dijo que la hospitalidad hacia Kayo era por la misericordia del magistrado, afirmando que su merced había terminado y que Bufuko volvería a ser su sirviente. Al escuchar a la criada devastada, Anan le dijo a Bufuko que no sea tan reacio a regresar a su trabajo original de sirviente. Entonces, le dijo a la criada que empezara a prepararse para salir al caer la noche. Cuando Bufuko le preguntó por qué, Anan gritó que era porque ahora ayudaba a la Fundación Freezis y que en este lugar la criada no podía cuidar de él.

Después de confirmar que Bufuko también estaría viviendo en la casa de comercio bellamente reconstruida, el samurai escuchó el gemido de la criada sobre ser la única extranjeros y señaló que la baja categoría también se parecía a un fugitivo extranjero. Cuando Bufuko insistió en ser un nativo, él le advirtió que no se queje al no haber riesgos de morir por allí. Una vez que Bufuko terminó despedirse de Kayo, los dos salieron e hicieron los preparativos antes de partir hacia Enbizaka durante la noche.

Experiencia ExtranjeraEditar

"Elluka-sensei llegó y sanó las mentes de muchas personas de su tierra natal. He oído las historias y pensé que tal vez ella podría ser capaz de aliviar tus problemas y le conté acerca de ti."
―Anan a Kayo[fuente]

Entrando en la casa de comercio, Anan trabajó regularmente con la gerente de la sucursal, Perrié Cutie Marlon, escuchando varias historias sobre Maistia y Evillious. Después de enterarse que la misionera de Levin, Elluka "Ma" Clockworker, llegó en un buque mercante de la fundación hace tres días desde Maistia, el samurai escuchó que la mujer era muy hábil con la curación de enfermos mentales. Esperando que Kayo pueda recordar las cuchillas gemelas si Elluka le devolvía la cordura, Anan le dijo a la misionera sobre Kayo y la trágica historia de su familia, mientras que los dos tomaban un paseo por la casa de comercio juntos.

Mientras se dirigían a la entrada principal, Anan vio a Bufuko corriendo y gritando sobre el nuevo vestido de criada que tenía ella. Perplejo, preguntó por qué estaba tan excitada mientras ambos salieron a la calle antes de observar que Kayo estaba esperando allí en la entrada. Cuándo estaba a punto de preguntarle por qué estaba allí, el samurai se dio cuenta de que probablemente ella fue quien hizo el traje nuevo de Bufuko. Después, Ma le pidió que confirme si ella era la Kayo de la que hablaba el samurai y la sastre se presentó ante los dos, uniéndose a ellos en el salón de la casa de comercio.

Después de que la sastre describió sus terribles cicatrices para Elluka, Anan expresó su deseo de que había que aliviar sus problemas. Luego, escuchó en silencio mientras las dos mujeres discutieron la apariencia de Ma y la creciente competencia de la Fundación Freezis con la Firma Yarera-Zusco. Cuando Kayo admitió que ella estaba interesada en los países extranjeros, Anan estuvo de acuerdo, añadiendo que las historias de Elluka y Perrié le recordaron al pequeño tamaño de Jakoku y que le gustaría visitar Maistia y Evillious un día.

Ma le preguntó al samurai si ya se iba y él respondió vacilante que no lo haría. Antes de que pudiera decir algo más, la misionera declaró que estaban teniendo una conversación sólo para mujeres y que estaba siendo una molestia. Conmocionado, Anan se recompuso y con tristeza se disculpó, saliendo del lugar con los hombros caídos. Cuando Elluka comenzó a quedarse en su cama unos días más tarde, Perrié le dijo a Anan que revisara su condición con regularidad. En algún momento, fue testigo de su actuación mágica.

Asesinatos de EnbizakaEditar

En la primavera de ese año, el samurai observaba mientras que la gerente de la fundación negociaba un pedido de ropa con Mei Miroku. Más tarde, él escuchó que Mei había sido encontrada asesinada el día siguiente. Unos meses más tarde, Anan observó a Perrie negociar otro acuerdo comercial con la hija de Mei, Miku, escuchando que la joven reveló que estaba embarazada del hijo del encargado de la Firma Yarera-Zusco, Kiji Yarera. Más tarde, escuchó que el cadáver de la joven había sido encontrado al día siguiente.

Más tarde, Anan escuchó al Alguacil Uibee interrogar a Perrié sobre Mei y Miku visitando la casa de comercio antes de su muerte. A medida que el policía declaró que necesitaría un testigo para demostrar que no había problemas con las negociaciones, Anan entró en la habitación y sugirió a él mismo como testigo. Muy bien recibido por el oficial del magistrado, el samurai confirmó que estaba presente durante esas negociaciones sin incidentes. Uibee aceptó el testimonio antes de solicitar entran en contacto con la oficina del magistrado de inmediato si recordaban algo.

A medida que el policía comenzó a salir, Anan lo detuvo y declaró que tenía una pieza de información útil. Después de que el samurai se acercó, él le dijo al oído sobre el embarazo de Miku. Una vez que el sorprendido Uibee confirmó que era la primera vez que escuchaba de eso, le dijo a Anan que investigaría Enbizaka de nuevo antes de disculparse y salir. Después, Perrié expresó su descontento con él al compartir secretos delante de ella.

Como Anan trató de disculparse, la mujer lo criticó diciendo que no le gustaban los hombres que revelan la vida privada de una mujer. A continuación, Anan señaló que eso podía herir a la Firma Yarera-Zusco al revelar la información y Perrié admitió que fue una buena idea. Entonces, cuando ella le preguntó sobre Elluka, el samurai comentó que todavía estaba en su cama, preguntándose si la cocina local era la causa.

Después de que Perrié se lamentó al ver que ella no era capaz de ayudar con la investigación, Anan preguntó quién era ella en realidad y la ejecutiva de la fundación insistió en que era una misionera de Levin y una amigo importante. Recordando sus habilidades peculiares, él le preguntó si todos los misioneros tenían esos poderes, señalando que nunca escuchó de ella. Cuando Perrié lo miró y le advirtió que no haga muchas preguntas si quería volver a su abuelo con seguridad, el samurai inclinó rápidamente su cabeza y se disculpó. Después de que ella le ordenara a Anan que le dijera a Bufuko que limpie bien para que el polvo no se acumule en las ventanas, Anan estuvo de acuerdo y se mantuvo inclinado, mientras que ella se iba de la habitación.

Vida DespuésEditar

En algún momento, Anan engendró hijos. Más tarde, Anan descubrió que una de las herencias de la Familia Octo, la Espada de Venom, había sido robada. Visitando Evillious y Maistia para buscar la espada, Anan pudo localizarla, aunque murió en la región de Evillious antes de que pudiera regresar a Jakoku.

LegadoEditar

Después de la muerte de Anan, sus descendientes siguieron protegiendo la Espada de Venom y se establecieron en Levianta, recordando las acciones que él tomó durante la última parte de su vida. Sus bisnietos, Nyoze y Gammon, eventualmente se convirtieron en parte del ejército de la UEE, y Gammon también se unió al Partido Tasan.

Personalidad y RasgosEditar

"Escuchando las historias de Elluka-sensei y Perrié-sama, me di cuenta que tan pequeño es Jakoku. Me gustaría visitar Maistia y la región de Evillious cruzando el mar, algún día"
―Anan[fuente]

Anan era un hombre obligado por un código de honor que corresponde a un samurai. Entregándose por completo a la voluntad del magistrado, Anan seguía las órdenes de su abuelo, independientemente de su opinión personal por el bien del país y, lo más importante, su familia. Sin embargo, al poseer un fuerte sentido del deber, también estaba cargado con una gran cantidad de presión para tener éxito en sus misiones, lo que le provoca estar irritable y tratar duramente a los que le rodean a veces.

Esto se ejemplifica con su criada, Bufuko, que a menudo molesta a Anan por la menor de las acciones, poniendo una gran cantidad de fricción entre él. Asimismo, él estaba desconcertado por la actitud ruidosa y el exceso por el gusto de la moda de su sirviente. De un modo similar, Anan era particularmente frío hacia Kayo, al verla sobre todo como su único medio de cumplir su deber para encontrar las Espadas Gemelas de Levianta en lugar de una víctima de la tragedia.

En cualquier caso, Anan tenía un lado más sensible. Él expresaba un gran interés en la cultura extranjera e incluso soñaba con un día en salir de su país y visitar las otras naciones. También demostró un deseo de ser querido por lo que era y se mostraba visiblemente angustiado cada vez que alguien ignoraba sus deseos personales o lo trataba como una molestia terrible. Aún así, Anan era rápido en mostrar moderación, reprimiendo sus sentimientos personales a los que respetaba, y rápidamente se disculpaba por cualquier contratiempo percibido.

Habilidades y DestrezasEditar

Como un samurai entrenado, Anan tenía habilidad con las artes marciales y podía manipular una katana con eficacia. Sin embargo, mostró poca capacidad fuera de combate. A pesar de su investigación a fondo, el hombre no pudo encontrar ninguna información relevante acerca de la ubicación de las Espadas Gemelas de Levianta; de manera similar, el samurai fracasó como interrogador, regurgitando las mismas preguntas durante años sin éxito.

Conexión con PersonajesEditar

Kayo Sudou: La prima de Anan. A pesar de su relación familiar, Anan vio a Kayo sólo como un medio para cumplir su deber para su abuelo y trató a su pariente con distanciada frialdad, criticándola a pesar de su mal estado de salud mental y no mostró simpatía por las pérdidas que había sufrido.

Gato Octo: El abuelo de Anan y su superior. Anan era intensamente leal a su abuelo y cumpliría las órdenes dadas por el hombre, a pesar de tener otros intereses en aprender sobre el mundo exterior.

Bufuko: La criada de Anan. Debido a su actitud seria, Anan no soportaba la actitud alegre de su sirviente cuando estaba feliz. Además, él no soportaba que se opusiera a sus órdenes.

Perrié Cutie Marlon: La compañera de trabajo de Anan y su superior. Anan tenía una actitud sumisa delante de Perrié debido a que era mujer de negocios muy importante. Casi todo el tiempo, él trataba de sentirse útil para Perrié, como exponer información del negocio rival de su compañía, la Firma Yarera-Zusco.

TriviaEditar

Conceptualización y OrigenEditar

  • El nombre de Anan se escribe como 阿南 en kanji japonés, utilizando los kanjis de "esquina" o "sombra" y el de "sur", respectivamente.
  • Su apellido Octo se escribe como 奥戸 en kanji japonés, utilizando los kanjis de "espalda" y "entrada", respectivamente.
  • Además, su apellido se deriva del prefijo griego y romano octo, que significa ocho

CuriosidadesEditar

  • Anan es descrito como un hombre alto, teniendo su pelo negro atado con un moño y poseyendo una figura delicada.

AparicionesEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar